Audio en HD

Escuchanos en tu PC

        

 
 

Clima

 

El Consejo Universitario retiró esta tarde el reconocimiento para operar como grupo estudiantil al al Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel (FELABEL), y disolver el mismo como agrupación universitaria.

Así lo establece una resolución aprobada por el Consejo, encabezado por el rector Mateo Aquino Febrillet.

La medida se produce luego ayer las autoridades, tras una requisa encontraron armas de fabricación casera en los locales del FELABEL y de la Federación de Estudiantes Dominicanos, en la oficina de Bienestar Estudiantil, que también dirige un miembro de ese grupo.

Las armas se localizaron luego de una requisa para encontrar rastros sobre los posibles autores del disparo que causó la muerte al coronel Julián Suárez Cordero, quien falleció tras recibir un disparo durante una protesta escenificada en el recinto universitario el pasado martes.

En la resolución también se establece la expulsión de la universidad de los estudiantes Omar Bidó, Diógenes Gutiérrez y los demás miembros de la directiva actual del FELABEL.

También asumir todos los espacios de la institución que eran ocupados como locales de ese grupo  en la sede central, centros y sub-centros y utilizarlo para otros fines como son aulas, laboratorios, baños y cualquier otro uso que decidan las autoridades.

En la reunión se dispuso que todos los locales de los gremios y de los grupos estudiantiles sean revisados periódicamente por la seguridad de la Institución siempre en compañía de la prensa, a fin de evitar que se repita el uso de los mismos para fines reñidos con la ley.

El Consejo Universitario reitera que  ha hecho uso adecuado de la autonomía y el fuero universitario por lo cual establece que eso no esté en discusión.

El Consejo reiteró  que la UASD reconoce el derecho a protesta que tienen los estudiantes, pero que se debe producir en el marco del respeto a las leyes  y con métodos pacíficos.

En ese sentido, se explica que serán sometidas ante los organismos correspondientes las personas que durante la protesta utilicen capuchas y realicen actividades violentan y se mantendrá un solo local por recinto para los grupos estudiantil que estén reconocidos.

La Policía Nacional y el ministerio público allanaron ayer varios locales de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y se incautaron de numerosas evidencias relacionadas con las protestas del pasado martes, cuando fue asesinado el coronel Julián Suárez Cordero, honrado por el Poder Ejecutivo con un ascenso póstuno en el grado de general de brigada del cuerpo de orden público. 

Mientras estaba en marcha este operativo en busca de evidencias vinculadas al crimen, oficiales de inteligencia continuaban la búsqueda del estudiante de medicina Wilson Daciel Javier Nicasio, presunto autor de la muerte del coronel Suárez Cordero, abatido de un disparo de fusil mientras comandaba un contigente antidisturbios ante una manifestación estudiantil en el centro de estudios universitarios la mañana del martes pasado.

Las pesquisas se realizaron en los locales de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) y el Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel (Felabel), donde fueron encontradas armas de fabricación casera de las denominadas chilena y chagón, tres cartuchos dentro de una impresora y otros objetos. 

Los fiscales Carlos Calcaño y Dante Castillo encabezaron las pesquisas, que iniciaron a las 7:00 de la mañana en el local del Felabel, organización a la que pertenece Javier Nicasio, acusado del asesinato del oficial de la Policía.

En el local del Felabel fueron encontradas una “chilena”, una escopeta tipo chagón con cuatro cartuchos, un garrafón de gasolina, un casquillo de pistola calibre 45, una peluca rubia, un pasamontaña y libretas de apuntes.

Del local, ubicado en la primera planta de la Facultad Ciencias de la Salud, los agentes cargaron con documentos y fundas con objetos que serán analizados por la Policía Científica. 

En el edificio de la FED fueron encontradas un arma de fabricación cacera, un cruzacalle con una impresión del Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) y tres cartuchos dentro de una impresora. Los objetos estaban en la oficina del secretario de Bienestar Estudiantil de la FED, César Alcaño, también perteneciente al Felabel, según informó el vicepresidente de la FED, Willi Rodríguez.

En el operativo participó el director de seguridad de la UASD, Manuel Gutiérrez. La requisa terminó en el Departamento de Seguridad de la biblioteca Pedro Mir, de la academia, donde las autoridades se incautaron de 15 USB (un dispositivo para almacenar datos) y revisaron decenas de documentos. 

El Consejo Universitario autorizó a las autoridades a penetrar al centro docente para recabar evidencias que conduzcan al esclarecimiento de la muerte del coronel Suárez Cordero.  

Medidas drásticas
El rector Mateo Aquino Febrillet dijo que desde los años 60 los grupos estudiantiles siempre han manejado artefactos y recordó que en una ocasión el entonces vicerrector, Federico Lalane José, le quitó una metralleta a un estudiante, y en un local de un grupo estudiantil estalló una bomba de fabricación cacera.

 Sin embargo, la máxima autoridad de la UASD aseguró que si se determina que hay universitarios comprometidos en el asesinato del coronel de la Policía Nacional, el Consejo Universitario aplicará medidas severas, tal y como han sido ejecutadas en otras circunstancias.

Expresó que en caso de que la Policía Científica y el ministerio público encuentren alguna evidencia comprometedora se tomarán disposiciones rigurosas “porque la UASD no es un recinto militar”.

Ingresó a la UASD en 2010
El joven Wilson Deciel Javier Nicasio, sospechoso del crimen de Suarez Cordero, es un estudiante de medicina, de matrícula 100165852, que ingresó a la UASD en el 2010.

Según el rector, Javier Nicasio estudiaba en el Centro Universitario Regional del Nordeste (CURNE), en San Francisco de Macorís, y sus últimos dos semestres, incluyendo el verano pasado, los ha cursado en la sede central de la UASD.

Sigue la búsqueda
Oficiales de la Dirección de Inteligencia Delictiva  de la Policía continuaban anoche la búsqueda de Wilson Daciel Javier Nicasio, presunto autor de la muerte del coronel Julián Suárez, “No hemos cesado de buscarlo, aunque esperábamos que se entregara en la mañana de hoy (ayer)”, dijo el vocero de la Policía, general Máximo Báez Aybar, tras reiterar que la jefatura del mayor general José A. Polanco Gómez ha garantizado la vida del fugitivo.

“No debe tener temor de entregarse si él se considera inocente; peor sería que provocara una confrontación con nuestros equipos de búsqueda”, dijo Báez Aybar.

Desde la noche del miércoles, la Policía y el ministerio público esperaban la entrega del presunto homicida del oficial, como habían prometido sus abogados y familiares, pero han pasado casi dos días y el hombre aún no aparece.

Ayer, mientras era sepultado en el cementerio de Castillo, de la provincia Duarte, el cadáver del coronel Suárez Cordero, con sus nuevas insignias de general de brigada y los honores correspondientes a su ascenso póstumo, las autoridades en Santo Domingo realizaban allanamientos en la UASD y otros sectores en busca del sospechoso. Simultáneamente, decenas de periodistas, camarógrafos, fotógrafos, activistas de derechos humanos y representantes del ministerio público, esperaban en la explanada frontal de la emisora Z-101, donde presuntamente acudirían los abogados y familiares del estudiante Javier Nicasio para entregarlo a las autoridades.  

 

(+)
ABOGADO AFIRMA QUE DESCONOCE PARADERO

Anoche, Elías Nicasio Javier, el abogado del estudiante Javier Nicasio, acusado de la muerte del coronel Suárez Cordero, le exhortó públicamente que se entregue a la justicia. Recordó que el miércoles éste prometió que iba a entregarse, pero luego perdió el contacto y desde entonces no se sabe de su paradero. 

“Que se entregue, porque si él es inocente se demostrará; no hace nada con estar huyéndole a las autoridades”, dijo el jurista a través de una estación de televisión. Reveló que los familiares de Javier Nicasio no han tenido contacto con él en las últimas 24 horas. 

“Ayer yo acudí al Gobierno de la Tarde a ofrecer la información de que se iba a entregar, porque un familiar cercano me dijo que estaba en esa disposición, pero después que yo ofrecí esa información ha sido imposible localizar el lugar dónde está, porque no se ha comunicado ni con la persona que me ofreció la información, ni con otro familiar”, dijo el abogado.

David Ortiz pegó un jonrón y remolcó dos carreras para impulsar su promedio de bateo por encima de .500 mientras los Medias Rojas de Boston vencían 7-2 a los Astros de Houston.Ortiz, que también anotó tres veces, ha bateado de 20-11 (.550) con cinco carreras producidas desde su regreso el pasado fin de semana. El dominicano se perdió 71 de los últimos 72 juegos de la temporada pasada y la mayoría de las primeras tres semanas de la campaña actual por una lesión de talón.

Boston ha ganado 10 de sus últimos 13 juegos y derrota a ocho rivales seguidos en el primer juego de una serie por primera vez en la historia del equipo.

Clay Buchholz (5-0) concedió dos carreras y seis imparables en siete entradas y dos tercios, ponchó a 10 y dio dos bases por bolas. Su efectividad aumentó de 0.90 a 1.19.

Por los Medias Rojas, Ortiz de 4-3, con tres anotadas y dos remolcadas. Por los Astros, los dominicanos Carlos Peña de 4-0, y Fernando Martínez de 4-3.

Oficiales policiales apresaron a dos propietarios de metaleras ubicadas en Santo Domingo Norte y Este, donde ocuparon más de 33 mil libras de alambre de compañías telefónicas.

Dijo que los prevenidos son Edison Suárez Reyna, de 33 años, y Rubén de los Santos, de 30, propietarios de las metaleras “El Menol” y “Caribe Metal”, respectivamente.

Las acciones fueron desplegadas por personal policial adscrito a la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) y un representante del Ministerio Público.

La Policía explicó que Suárez Reyna fue apresado en la Metalera “El Menol”, ubicada en la carretera vieja de Sabana Perdida, Santo Domingo Norte, donde se ocupó una gran cantidad de cables eléctricos pelados. La intervención fue desplegada mediante la orden de arresto y allanamiento 07412-ME-13.

Mientras que De los Santos fue arrestado en la metalera “Caribe Metal”, ubicada en la calle Salome Ureña, del sector La Ureña, Santo Domingo Este. En esta acción se ocuparon alambres eléctricos quemados y pelados de diferentes calibres, con un peso aproximado de 33 mil 342 libras.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Ministerio Público, para los fines de sometimiento.

Me Gusta en Twitter

Created by: Twitter on web