Audio en HD

Escuchanos en tu PC

        

 
 

Clima

 

El presidente Danilo Medina, mediante varios decretos ascendió este miércoles y puso en honrosa situación de retiro por antigüedad en el servicio, a 235 oficiales superiores y subalternos de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Según el decreto 123 -18, dado a conocer por el vocero del Gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, la acción se dio por relación rango y edad y por edad.

Además, fueron ascendidos y se mantienen activos bajo el decreto 127-18, el capitán de Navío Rafael de Jesús Polanco Martínez a contralmirante de la Armada Dominicana y a general de Brigada de la Policía Nacional el coronel Licurgo E. Yunes Pérez

Esa misma disposición,  registra 142 miembros del Ejército República Dominicana, y se le suman como ascendidos a mayores generales y puestos en honrosa situación de retiro los generales de brigada Francisco José Gil Ramírez y Luis D. Pichardo Matos, ambos Ejército de la República Dominicana (ERD).

 

En el caso de Pichardo Matos, fue el director del hospital Marcelino Vélez Santana (de Herrera).

General Luis D. Pichardo Matos
General Luis D. Pichardo Matos

Ver también:Presidente Medina asciende a 11,486 militares y policías

Igualmente, se agrega al listado con el decreto 122-18 asciende a vicealmirante y en honrosa situación de retiro al contralmirante José C. Lorenzo Peña García (ARD).

Con el decreto 124-18, el mandatario asciende y pone en honrosa situación de retiro a 38 oficiales superiores y subalternos de la Armada; con el 125-18 a 46 oficiales superiores y subalternos de la Fuerza Aérea y con el 126-18 a seis de la Policía Nacional, a los que asciende a mayores generales, además del mayor general José Sigfredo Fernández Fadul.

Otros ascensos para activos

El decreto 127-18 asciende a contralmirante de la Armada Dominicana al capitán de Navío Rafael de Jesús Polanco Martínez y asciende a general de Brigada P.N. al Coronel Licurgo E. Yunes Pérez.

 

 A continuación la lista completa de ascendidos y puestos en retiro honroso:

Decreto 123-18, Ejército República Dominicana

Del Ejército de República Dominicana, mediante el decreto 123-18, los coroneles Ángel Corides Guzmán Rosario, Pedro Antonio Hierro Bidó, Anicasio Familia Díaz, Ernesto de Jesús Valdez; el teniente coronel Belarminio Algarroba Cuevas y el mayor Nelson Ureña Lebrón; el capitán deportista Manuel María López Rubiera y los capitanes Paulino Rosario Mejía, Emilio Antonio Beras Reyes, Jesús María Suárez Rosario, Basilio Medina Feliz y el capitán contable Eligio Lantigua Burgos.

Los coroneles José Miguel Rodríguez Espinal y Vinicio Elías Cuevas Terrero; el teniente coronel Rafael Leónidas Díaz Medina; la teniente coronel dentista Dulce María Ramona Muñoz; los tenientes coroneles Herminio Tejada Quezada, Expedito Taveras Martínez y José Rolando Veras Peralta también fueron ascendidos y colocados en honrosa situación de retiro.

Asimismo, el mayor Freddy Díaz Pérez, el capitán Manuel Antonio Rodríguez Carrasco; los coroneles médicos Ramón D. Gustavo Betances Hernández, Luis Bolívar Fernández Zucco, Miguel Antonio Hernández Oleaga y Freddy Díaz Ortíz; así como el coronel técnico de comunicaciones, Rafael E. Terrero Pereyra.

Igualmente, los tenientes coroneles médico Melva Parris Williams y psicóloga María E. Hernández Alcántara; el teniente médico José Radhamés Taveras Rodríguez; los mayores Luis Felipe Polanco del Rosario; Herminio Reyes Díaz y Juan Henríquez; y los capitanes Caridad Herrera Rosa, Maritza Altagracia Cruz y Cruz; Reyes Guillén Báez; la capitán psicóloga Felipa Molina Villa; y los capitanes médicos Juana Bautista Rodríguez Peguero y Víctor J. Vicente Brea García y Gilda Lissette Gómez Eusebio.

De la misma manera, los capitanes Leomaris Perdomo López, Luis E. Novas Medrano; los coroneles Juan Martínez Santos, Julián Mota Guerrero, Otilio Feliz Cuello, Bibiano Polanco Arias, Luis Cubilete Pérez, José Aníbal Franjul Miniño; el coronel abogado Eduardo León de los Santos; el coronel ingeniero agrónomo Juan de Jesús Rosario Valdez; el teniente coronel deportista Elpidio Encarnación de la Cruz y los tenientes coroneles Héctor José Corporán Lasose, Benedicto Lebrón Quevedo, Domingo Ramírez Montero, Ricardo Rosario Vallejo; el mayor albañil Arbeilio Medina Encarnación; el mayor médico Candelario Rosario Valerio, el mayor mecánico Jesús Suero Peguero; los mayores Juan Encarnación Álvarez, Alejandro Mejía Marte, Manuel Milagros Carrasco Peña, Marcos A. Mordán Soto, Juan H, González Reyes, Enalido de la Rosa y el mayor deportista Ergar Montilla Eusebio.

Junto a ellos, los capitanes Gregorio E. Tactuk Moreno y Luis Antonio Tavárez López; el capitán médico Julio Eduardo Hernández; el capitán deportista Héctor Gregorio Jáquez de León; el capitán contable Héctor de los Santos Rodríguez; los coroneles Rafael Segura López, Víctor Pérez Medrano; el coronel agrimensor Héctor Manuel Medina Marrero, el coronel dentista Rafael García Guzmán, el coronel ingeniero agrónomo Luis Manuel Terrero Pereyra y los tenientes coroneles Roberto Ramón Rodríguez Gil, Esteban Cuevas Encarnación, Félix Faustino Dotel Sierra y Marino Marte Vargas.

Además, la teniente coronel médico María de los A. Reyes Abreu y los tenientes coroneles Víctor Mateo Pérez y Cristino Alcántara Pérez; los mayores Demetrio Peralta Roa, Gustavo Rosario Rodríguez, Anna Bella Castillo de Ubrí, Gilberto Pérez Bello, Jorge Heberto Novas Medrano, Ramón Frías Pinales, Jaime Tomas Encarnación Díaz y la mayor dentista Carmen Eug. Fernández Abreu; los capitanes Julio Aníbal Beras Ramírez, Solano Pérez Meran, Alicia Alberto Noesí, Elsa Alejandrina Pérez; el capitán psicólogo Ángel Guarionex Ortiz Vásquez y la capitán TPD Teresa Pérez Burgos.

En esa misma situación fueron colocados, el coronel ingeniero civil Arturo Núñez Galván, la coronel dentista Luz del Carmen Minaya Reyes, el coronel Víctor Pascual Duran Taveras y los coroneles médicos Mary Luz Perdomo de la Paz, Abel Maximiliano Levasseur Lozada, Oneida Matos Vda. Matos, Jesús S. Hermón Madera; el teniente coronel contable Héctor Bienvenido Rodríguez Paulino, la teniente coronel abogada Mirtha I. Brugal Paiewonsky, el teniente coronel mecánico Víctor M. Díaz Frías, el teniente coronel médico Alejandro Ant. Francis, el teniente coronel contador Nelson J. Abreu Meilan, la teniente coronel bioanalista Dulce María Pérez Polanco, el teniente coronel capellán cast. Joaquín Ant. Bonilla Peralta; los tenientes coroneles Eugenio Leopoldo Tavera Polanco, Freddy Ney Vargas Pérez y Rafael de Jesús Vargas Bourdier; así como la teniente coronel médico Altagracia Lebrón Méndez.

Con ellos, los mayores Hilda J. Mendoza Aracena, Ángel Acevedo Bonilla, Lauterio de los Santos Suárez y Santo Ant. Brito Frías; los mayores médicos Ramón Eduardo Tavárez Rosario y Anita Lafontaine Carrasco; la mayor deportista Vero Antonio Moreno García y el mayor carpintero Víctor Ml. Santana Sarmiento.

También los capitanes Santa Andrea Suberví, Rosaura López, Alfredo Ricardo Monsac Haro, Rafael G. Núñez Santana, Luis A. Suero Montaño, Rafael Sánchez Peña, Limardo Lebrón Made, Carmen Luisa Joseph Espinosa, Rafael Ant. Matos Quezada y Dulce María Ramón Liranzo; el capitán electricista José Díaz de los Santos, el capitán sastre Vicente I. Roque de Jesús, la capitán enfermera Gregoria Colon Hernández, el capitán músico Julio Manuel Tavárez Campos; los capitanes cocineros Virginia Guzmán Rodríguez, José Santo Ventura Toribio y Lourdes Blanco Arias; la capitán psicóloga Rosa Margarita Frías de Jesús y el capitán mecánico Simón Bolívar González Valdez.

Decreto 124-18, Armada República Dominicana

De la Armada de República Dominicana, a través del decreto 124-18, Danilo Medina ascendió al rango superior inmediato y puso en honrosa situación de retiro a los capitanes de navío Rufino de la Cruz Gil, Johnny Moisés Ureña Almonte, Luis Manuel González Alberto y Braulio Javier Lora Montalvo; al capitán de fragata Justiniano Medina Ferreras, las capitanas de fragata dentistas Altagracia Eligia Galán Troncoso y Valencia Inés Feliz Rubio; la capitán de fragata psicóloga Elsa Julia Guzmán Muñiz; y el capitán de fragata ingeniero civil Rafael Bienvenido Álvarez Pérez.

 

Además, los capitanes de navío Belis E. Moreno de la Rosa, Pedro María Pérez Méndez y Andrés Montero y Montero; los capitanes de navío médicos Heliodoro Andrés Salas Cabrera, Roger Medina Méndez y Rafael Emilio Barbour Minaya; el capitán de navío auxiliar de contabilidad Modesto Antonio Lora Flores; el capitán de fragata Santiago Mejía Ponciano; los tenientes de navío Manuel Euclides Rodríguez y Andrés Bienvenido Soto Batista; los capitanes de corbeta Ricardo Antonio de la Maza Morel y Pedro Antonio López Acosta; el capitán de navío ingeniero civil Raúl Ant. Vásquez Miliano y las capitanas de fragata médicos Modesta Corona y Frisis Xiomara Hartling Pellerano.

El capitán de fragata ingeniero civil Bladesmir Alejandro Espinosa Montes de Oca, el capitán de fragata contador Carmelo Estévez Maldonado, el capitán de corbeta médico Aníbal Mota, el capitán de fragata German de Jesús Matías, el capitán de corbeta Ramón Antonio Tapia Almánzar, el capitán de corbeta músico Hipólito Castillo Mosquez; el teniente de navío músico Ramón Ant. Then Alvarado; los tenientes de navío José de la Cruz Ramos Lima, Felipe Antonio Scheker Román, Francisco Reyes Sarante, Fausto Jiménez, Juana del Carmen Alcántara, Jesús de los Santos Corporán y Buenaventura Salas Cabrera fueron otros de los colocados en honrosa situación de retiro.

Decreto 125-18, Fuerza Aérea República Dominicana

De la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD), con el decreto 125-18, fueron ascendidos el coronel Froilán Emilio Pérez y Pérez y el coronel contable Marino Pacheco Varela.

En el mismo decreto, el jefe de Estado ascendió al rango de general de brigada y colocó en retiro, con disfrute de pensión, por la relación rango y edad, al coronel Luciano Nolasco Cruz, FARD.

También, fueron ascendidos al rango superior inmediato los oficiales subalternos capitanes Juan Rudecindo y Julio César Rodríguez Reyes; los coroneles Ramón Adolfo Martínez Rosario y Pascual Albuez de la Rosa; el teniente coronel mecánico Pedro Mercedes Mercedes; los coroneles técnicos Eduardo García Rosario y Luis Moreta Ramírez; y los tenientes coroneles Silvano María Caba Tavares y Rafael Temístocles Batista Castillo.

Junto a ellos, los mayores Luis R. Merejo Germán, Tomás Troncoso, el capitán técnico Amado Rosario Portes, el capitán Bartolomé Cabrera Morillo, el mayor técnico Eddy Viloria Trinidad, el mayor médico José Esteban Pérez Pérez; los coroneles Emilio Fernando Rodríguez y Darío Tavarez Tavarez.

De la misma manera, los coroneles Emilio Fernando Rodríguez; Darío Tavárez Tavárez; el coronel técnico Francisco Rincón, el coronel médico radiólogo Rafael Báez Santana; la coronel médico Cruz María Castillo Pérez, así como a los tenientes coroneles médicos, Carmen Angustia Batista Espinosa y Mayra H. de la P. Rivera Banks.

El Presidente también pensionó y puso en honrosa situación de retiro a los tenientes coroneles pedagogos, Tomas María Ramírez Ramírez y Félix Santiago Hernández Caro; a los tenientes coroneles Rubén Feliciano González Severino y Marcelino Jorge; al mayor técnico Julio Federico Portes, mayor ingeniero agrónomo José R. Bolívar del Valle Almonte; los mayores contadores Juana Berroa del Rosario y Aidalisa M. Peña Santana de Candelier; los mayores, Altagracia Georgina Gómez Valenzuela, Gladys de León, Israel Ozuna, Justo Elías Ramírez García, Edalio Fernando Evangelista, Ramón Inoa Javier y Luis Eduardo Valdez Fortuna; así como los capitanes Bienvenido Ramírez Pérez, Eulogio Medina, Pedro Vidal Cornelio, Julio Antonio Jiménez Mejía y Miguel Ángel Valera de la Paz

Decreto 126-18, Policía Nacional

Mediante el decreto 126-18, quedó colocado en honrosa situación de retiro, con disfrute de la pensión correspondiente, por antigüedad en el servicio, el mayor general José Sigfredo Fernández Fadul de la Policía Nacional.

Del mismo modo, fueron ascendidos al rango de mayor general los generales de brigada de la Policía Nacional, Pablo R. Almonte Morales, Rafael A. Calderón Efres, Víctor Ant. Hernández Vásquez, Aquino Radhamés Reynoso Robles, Tirso Antonio Roa Castillo y Nelson Rosario Guerrero. (http://elcaribe.com.do/2018/03/28/danilo-asciende-y-pone-en-retiro-honroso-a-235-oficiales-militares-y-policiales/) 

He encontrado varias interpretaciones del denominado síndrome de Caperucita Roja, el famoso cuento infantil de la autoría del francés Charles Perrault.

Prefiero la interpretación que define el síndrome como aquella aberración en que la Caperucita está frente al lobo pero sigue creyendo que está frente a la abuelita.

Los dominicanos parece que estamos padeciendo de este síndrome: estamos parados frente al lobo de la agresión y todavía creemos que no nos va a pasar nada.

Seguimos pensando que los que vienen detrás de aquellos que se acogen a nuestra hospitalidad para saciar su hambre, no tienen las intenciones que ya no pueden disimular, en un proceso que comenzó hace décadas pero que está haciendo metástasis.

Estamos parados frente al lobo de la deuda que nos muestra sus filosos dientes “para comerte mejor”, y seguimos creyendo que podremos sobrevivir infinitamente dándole vueltas a la desvencijada cama de nuestra economía.

Estamos contemplando al lobo de la delincuencia, de la droga, del crimen en general, pero seguimos creyendo que esto solamente afecta a algunos y que a nosotros no nos tocará.

Nos mantenemos parados frente al lobo del desorden social, de la descortesía ciudadana e ingenuamente seguimos pensando que eso se resolverá con la educación a largo plazo y no hacemos nada ahora para tratar de revertir esa situación.

En fin, seguimos esperando que el lobo político, que lo devora todo con sus enormes fauces corruptas, cambie de actitud, ignorando su naturaleza.

Tenemos que curarnos pronto del síndrome.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. (https://www.diariolibre.com/opinion/am/el-sindrome-de-caperucita-LX9473409)

Image
 

Para estimar el requerimiento de agua que cada persona necesita deberán analizarse una serie de factores. Es por ello que no se ha consensuado una cantidad exacta de agua al día. Algunos recomiendan “8 vasos al día”, 3.7 litros en hombres y 2.7 litros en mujeres o una medida de 30 mililitros por kilogramos de peso diaria.

¿Cuáles elementos podrían variar la recomendación en la ingesta de agua?

El ejercicio físico, la temperatura, la edad o alguna condición clínica (como fallo cardiaco o renal) podrían aumentar o reducir la ingesta.

Entendiendo que el agua es un nutriente esencial, ¿cuáles son los efectos de la deshidratación?

Perdemos agua a través del sudor, la respiración, la orina y las heces. Cuando la perdida es mayor que la ingesta podríamos experimentar sensación de fatiga o cansancio, nos predisponemos a la formación de cálculos (piedras) en el riñón y al estreñimiento. La “hiperhidratación” o toma excesiva de agua no se presenta con regularidad, pero en atletas se ha podido encontrar una ingesta excesiva de bebidas sin electrolitos que podrían llevarle a un nivel bajo en sodio y potasio con efectos secundarios fatales (arritmias, mareos, sincope).

¿Se puede tomar agua junto a las comidas?

Existe controversia al respecto. No contamos con evidencia científica suficiente que limite la ingesta de agua mientras se come. Sin embargo, se sugiere que ingerir agua previo a las comidas produce mayor saciedad reduciendo las porciones y colaborando con la pérdida de peso. También se ha sugerido, que ingerir agua junto a las comidas ralentiza la digestión y que no se mastican adecuadamente los alimentos. En este punto debemos aclarar que, la digestión es un proceso involuntario que se llevará a cabo de forma independiente a la ingesta de agua entre comidas. La forma de consumir agua diariamente se considera 80% por bebidas y 20% por alimentos sólidos. Los alimentos que poseen mayor contenido de agua son las frutas (melón, sandía, piña), verduras (pepino, berenjena, ajíes, auyama) y pescados.

¿Es tomar agua con limón efectivo para la pérdida de peso?

Esta tendencia no producirá pérdida de peso ni impactará el metabolismo. Iniciar el día tomando agua parece una estrategia eficiente para motivar la toma diaria, pero el agua es un elemento sin calorías, por lo que su ingesta diaria no tendrá un impacto directo en su peso corporal. En conclusión, una recomendación para hidratarnos y satisfacer nuestros requerimientos nutricionales será considerar nuestro nivel de actividad física, condición cardiaca o renal y en función de ello realizar un correcto ajuste. Nos ayudará el aporte diario de agua, frutas, lácteos descremados y bebidas sin azúcar como el té. Reducir la ingesta de bebidas azucaradas o calóricas (refrescos, jugos, alcohol) sustituyéndolas por agua natural o carbonatada se ha relacionado con una estrategia eficiente en la pérdida de peso. (https://www.diariolibre.com/revista/bienestar/cuantos-vasos-de-agua-al-dia-LE9464841)

Resultado de imagen para Imagenes de haitianos haciendo filas
Resultado de imagen para Imagenes de haitianos haciendo filas
 

Chaman de La Hoz, un haitiano que llegó hace varios años a laborar a predios agrícolas de esta provincia, tiene tres hijos con Justina Doroteo, quien es su pareja y su madre, a la vez. Claro, todo parte de un manejo de papeles falsos e irregularidades, para normalizar su status, igual como han hecho miles usando artimañas y mafias, en un a abierta burla a las leyes dominicanas.

 Los casos de suplantación de identidad son muchos. No parecen ser ilegalidad, porque no son revisados, pese a que los conoce todo el mundo, e incluso, son motivo para chistes y comentarios al saberse de algunos dirigentes políticos, con decenas de ‘hijos’ apadrinados para que califiquen y se acojan a la sentencia 168-13 emitida por el Tribunal Constitucional.

El expresidente de la filial El Seibo del Colegio Dominicano de Abogados, Guillermo Nolasco, denunció que la práctica irregular e ilegal se viene cometiendo desde hace muchos años y ahora ha tocado fondo, a partir de lo difícil que se ha hecho sostener a los haitianos, la cantidad de partos en los hospitales y la forma como se involucran en actividades delictivas. El abogado habló para LISTÍN DIARIO ayer, precisamente cuando se realizaban los operativos de Migración en esta provincia en contra de los ilegales. Los apresamientos se realizaron en la ciudad y en comunidades rurales, en una zona donde existe una gran cantidad de ilegales, de nacionalidad haitiana, que llegaron a laborar y se han quedado en otros tipos de negocios.

Se refirió a dos casos recientes, incluyendo uno que fue captado por él, en una instantánea con su celular, con varios machetes y una melena, propia de estos comportamientos que parecen no tener control. También el caso de Juan Doroteo, cédula 025-18981-2

Nolasco dijo que para burlar el escarceo de las autoridades dominicanas, los ilegales se valen de ‘mafias’. “Ellos compran cédulas y documentos para completar sus expedientes, sin que la Junta Central Electoral se acoja al pedimento de que estos documentos de regularización deben ser revisados, como lo consigna la propia sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional”.

El abogado citó el caso de Yoel Etinel, condenado hace poco, y que está preso en la cárcel de La Victoria, por utilizar cédula falsa.

Refirió que en un área de esta provincia, el distrito municipal de Santa Lucía, pasan de 5 mil y alcanzan los 7 mil casos que ameritan ser investigados, al igual como ocurre en otras áreas de la región Este, que es sabido por todo el mundo, la irregularidades de las que se valieron para obtener documentos.

Recomendó al organismo competente, en este caso la Junta Central Electoral, investigar, verificar los libros, los parentescos y los papeles obtenidos irregularmente, para comprobar la forma como miles de haitianos han obtenido documentos, burlando las leyes dominicanas. (https://www.listindiario.com/la-republica/2018/03/17/506841/inmigrantes-se-valen-de-papeles-falsos) 

Me Gusta en Twitter

Created by: Twitter on web