Audio en HD

Escuchanos en tu PC

        

 
 

Clima

 

Santo Domingo

Simón Bolívar Ureña declaró ante las autoridades todo lo que, según él, pasó en el caso del asesinato de Emely Peguero, hallada muerta el 31 de agosto de 2017.

Según Ureña, Marlin Martínez presionaba a su hijo Marlon para que se deshiciera del embarazo de la adolescente, gritándole en muchas ocasiones que si él había sido hombre para embarazarla debía igual buscarle una salida al proceso de gestación.

Además se destaca el miedo de Marlin Martínez para que su hijo no fuera a prisión, supuestamente porque allí sería asesinado.

Simón Bolívar Ureña también contó que Henry Martínez, para él, era inocente de las acusaciones que le hicieron, ya que su participación en el caso fue obligar a su hermana a que entregara el cadáver de la adolescente y para que pusiera en mano de las autoridades a su hijo Marlon.

Este miércoles será presentada la acusación formal contra todos los involucrados en el asesinato de la adolescente, que se encontraba embarazada.

A continuación compartimos la declaración completa que hizo “El Boli” ante las autoridades judiciales que llevan el caso:

Preg. ¿Cuál es su nombre?

Resp. Simón Bolívar Ureña Almánzar.

Preg. ¿Usted es casado?

Resp. Unión libre.

Preg. ¿Tiene hijos?

Resp. Tres hijos.

Preg. ¿Edades de los hijos?

Resp. 31 años, 29 años y 27 años.

Preg. ¿Usted tiene un domicilio en la Rep. Dom.?

Resp. …

Preg. ¿A qué labor se dedica en la ciudad en que vive?

Resp. Yo me dedico al baloncesto, a una academia de baloncesto en Moca.

Preg. ¿Cuál es el tiempo que lleva al frente de la academia?

Resp. Alrededor de 40 años.

Preg. ¿Usted seguirá dedicado a la academia?

Resp. Sí.

Preg. ¿Usted sabe para qué fue convocado en el día de hoy?

Resp. Sí.

Preg. ¿Para qué usted fue convocado al tribunal?

Resp. Para dar mi declaración y aclarar todo eso.

Preg. ¿Diga y aclare esas declaraciones?

Resp. La señora Marlin, llega a mi casa alrededor de la una de la mañana, ella llega con sus dos hijos menores, Henry, llega en su guagua también y luego llega Marlon en su carro solo, cuando llegan a mi casa, Marlin entra y se quita los zapatos, vuelta loca y me dice que Marlon tuvo una discusión con su novia y que la muchacha le fue encima, él la empujó y ella se cayó y se desnucó, ella estaba llorando, pero ella me dice que va a resolver todo al otro día y lo iba a entregar al otro día, le dije que si es así que se quede en mi casa y una noche se pasa donde quiera.

Ahí hablamos y ella me dijo que la lleve a la finca porque yo tengo la llave de la cabaña, en la situación me pide que vaya con ella, allá le abro la puerta, ella entra los dos niños menores de ella y lo acuesta a dormir, cuando ella sale, desesperada y empieza a decirme que: “Mi hijo no puede caer preso porque lo van a matar”, ella empieza ahí a decir y me pregunta si le puedo conseguir a alguien para desaparecer el cuerpo y que su hijo no puede caer preso, cuando ella sigue insistiendo en eso, el hermano de ella, Henry, se le para y le dice: “A él no lo va a matar nadie ni a él le va a pasar nada, llama la familia de esa muchacha y entrega el cuerpo y entrega a tu hijo que no le va a pasar nada”.

Después de ahí alega que sí, que no, y hablaba por teléfono, ya a lo último quedamos en que ella iba a entregar el hijo y el cuerpo al otro día, pero que no quería que encontraran el cuerpo donde su hijo lo tiró, entonces ahí, entre llantos y lloro, ella me pide que acompañe a Marlon para recoger el cuerpo y llevarlo a la finca que estaba a cinco minutos de la Corte de Salcedo, donde iban a entregar el muchacho y el cuerpo.

Cuando llegamos, yo voy con Marlon y le dije a él y a ella: yo no quiero ver, ni tocar, solo guiar para que él haga todo, con el compromiso de que ella iba a entregar el cuerpo, cuando vamos en el camino Marlon iba prácticamente muy relajado, para serle sincero, yo ni pensaba que él había hecho eso, porque no estaba nervioso ni nada y ponía música como si nada hubiera pasado, por lo relajado que estaba, cuando llegamos como para el cruce de Cenoví, es donde yo frecuentaba comprando gasoil para llevarla a la finca, él me dice que doble a la izquierda y me lleva al lugar de los hechos, luego en una calle que se llama Colón, si no me equivoco, él me dice dobla a la derecha y me dice que por aquí fue que la tiré, di la vuelta en U y me parqueé, él se apió de la guagua y montó el cuerpo detrás, cuando arrancamos de nuevo me dice que volvamos para atrás y me dice a mí: tú has matado a alguien alguna vez, yo me quedé como así, wao, él me dijo a mí que le había dado algo de tomar a la muchacha y ella estaba sangrando y se puso nervioso, ella le brincó arriba y él la empujó y cuando la empujó se dio un golpe en la cabeza y ahí seguimos prácticamente para la finca y el muchacho venía tranquilo y no daba indicios de que él había hecho nada.

Llegamos a la finca, allá hay un señor que trabajaba y Marlin me dice a mí que me voy a llevar a Moca al señor que trabaja para que no vea nada, cuando ella se lleva al muchacho, el señor, yo le digo al joven aquí parquea tu carro ahí y saca eso de la guagua que me voy, cuando él parquea el carro al lado de la guagua, yo camino como 25 metros donde se pelan los puercos, porque no quería ver nada, en realidad, cuando ya yo veo que él se sube a la guagua y desmonta todo y cierra el baúl del carro, yo sé que él terminó, de ahí él agarra el vehículo de él y lo metimos en un almacén de la finca, ahí esperamos y llegó Marlin, cuando Marlin llegó, inmediatamente agarré mi guagua y Henry la de él, nosotros nos fuimos, se quedó allá Marlin y sus tres hijos, al otro día, digo el mismo día a las 7 y media de la mañana, me dice a mí que le haga el favor de llevarle a Marlon y su hijo pequeño a la casa de una amiga de ella que se llama Solanyi, porque ella se había ido con el otro hijo de ella, ella dejó a Marlon y su otro hijo durmiendo en la finca, yo lo llevé donde Solanyi a ellos dos, después a los tres cuatro días, no sé exactamente, ella me dice que llame al trabajador de la finca y lo llevé a Moca, que van unas personas a buscar el carro y le deje la puerta del almacén y el portón abierta, después al otro día me llama y me dice que lleve a lavar el carro que ella lo iba a pasar a buscar, fui a lavar el carro y ella pasó a buscar el carro, yo estaba en la cancha, ya prácticamente eso ahí, se me olvidó decirle que cuando ella llegó a mi casa con los hijos y le pregunté por qué no dejó a esos hijos allá, ella me dijo que el papá de esa muchacha era capaz de secuestrar unos de sus hijos y que le agarre uno de los muchachos, porque para la familia estaba perdida.

Preg. ¿Usted conocía a uno de los imputados antes del hecho?

Resp. Sí, a todos.

Preg. ¿Usted podría identificarlos?

Resp. Sugel, amigo de la señora, Liberata, amiga también, Henry, es hermano de ella, y Marlon, es su hijo.

Preg. ¿Cuál es su relación con Marlin Martínez?

Resp. Yo trabajé con Marlin Martínez en la campaña para diputada, junto con Sugel y unos muchachos, en ese entonces me quedé con los números, la conocí por medio a un amigo y ella me pidió que trabajara con ella, poniendo afiches y trabajé con Sugel, alrededor de 4 años, después de eso le trabajé de llevarle gasoil a la finca y cualquier cosa así.

Preg. ¿Por qué provincia Marlin aspiró a diputada?

Resp. Hermanas Mirabal.

Preg. ¿Usted recuerda en qué campaña trabajó con Marlin?

Resp. En la campaña pasada.

Preg. ¿Usted recuerda la última conversación que sostuvo con Marlin antes de este hecho?

Resp. Yo casi siempre hablaba con ella.

Preg. ¿A usted lo han visitado en su lugar de trabajo?

Resp. Ella (Marlin) me visitaba con la señora Liberata.

Preg. ¿Qué trataban usted y Marlin en esa visita?

Resp. Ella siempre me buscaba y me necesitaba para buscar gasoil y asuntos de negocios.

Preg. ¿En esa visita Marlin estaba acompañada?

Resp. Sí, algunas veces ella iba con la señora Liberata o a veces sola y muchas veces iba con su chofer.

Preg. ¿En qué medio de transporte llegó Marlin a su casa?

Resp. Ella llegó un su jipeta.

Preg. ¿Cómo usted se enteró en qué medio de transporte Marlin llegó a su trabajo.

Resp. En su jipeta.

Preg. ¿Marlin se desmontó de su vehículo?

Resp. Muchas veces ella se desmontaba y hablábamos en el centro y otras veces ella se quedaba dentro y hablábamos.

Preg. ¿La última vez, antes de la ocurrencia del hecho, qué habló usted con ella?

Resp. Ella me visitó muchas veces siempre, yo oí del caso del embarazo de ella, yo la escuché hablando eso con Marlon, ella le decía que si fuiste hombre para hacer ese muchacho, que sea hombre para salir de sus problemas y que resuelva rápido.

Preg. ¿A quién se refiere que estaba embarazada?

Resp. A Marlon que tenía la novia embarazada, es Emily.

Preg. ¿Usted conocía a Emily?

Resp. No la conocía.

Preg. ¿Cuál es la relación de Marlon y Marlin?

Resp. Marlon es hijo de Marlin.

Preg. ¿Marlin le ha dicho a usted con relación al embarazo?

Resp. Ella dijo que si él fue responsable para hacerlo, que sea hombre para resolver su problema, que ella solo le iba a comprar pampers y leche y ella me dijo: mira este muchacho que no se sabe lavar las nalgas y mire ahora con lo que sale, la escuché decir que el papá de la muchacha era jodón y no se llevaban bien.

Preg. ¿Qué tiempo transcurrió después de esa conversación que usted relata de la conversación con Marlin hasta el momento que desaparece Emily?

Resp. Dos o tres semanas antes yo me enteré de la conversación de que él la tenía embarazada.

Preg. ¿Cuándo usted se enteró de la desaparición de la jovencita?

Resp. Yo me enteré prácticamente al otro día, cuando ella da la rueda de prensa para decir que Emily aparece (aparezca).

Preg. ¿Usted me puede ubicar el tiempo de cuándo lo fueron a visitar?

Resp. Como a la una de la mañana, porque el último que aparece en la escena soy yo.

Preg. ¿En qué vehículo fueron a Colón (lugar donde fue lanzado el cuerpo de Emely?

Resp. En una Hilux blanca.

Preg. ¿Con qué propósito ustedes fueron a ese lugar?

Resp. A recoger el cuerpo de Emily.

Preg. ¿Qué tipo de carro?

Resp. Un carro gris de cuatro puertas, un Suzuki.

Preg. ¿Cuál era su función con respecto a esa finca?

Resp. En esa finca estábamos preparando la tierra por orden de la señora para trabajarla.

Preg. ¿Cuál era su rol en la finca?

Resp. Yo le daba vuelta a diario, como un capataz, yo iba 20 minutos y así. Yo soy amigo del dueño.

Preg. ¿Qué ocurrió en el margen de tres o cuatro días en la finca?

Resp. Yo no vi nada extraño, el carro estaba ahí y ella llamó y luego lo mandó a lavar, que ella lo iba a pasar a buscar.

Preg. ¿Sabe usted qué pasó en esos tres o cuatro días que transcurrieron en la finca?

Resp. Yo volví a buscar a Marlon Martínez y a su hermano y luego volví a dejar el portón abierto.

Preg. ¿Qué pasó cuando dejaron el cuerpo en el carro?

Resp. Yo no sabía decirle, yo solo fui a lavar el carro.

Preg. ¿Qué tiempo pasó para ir a buscar el carro?

Resp. De tres a cuatro días.

Preg. ¿En qué sentido fue la conversación que él escuchó?

Resp. En tono alto, diciéndole que si fuiste hombre para preñar esa muchacha, sé hombre para solucionar ese problema.

Preg. ¿Usted refirió esa conversación que fue en tono alto?

Resp. Sí, le reclamaba.

Preg. ¿Usted recuerda qué día fueron a tocarle la puerta a la 1:00 a.m.?

Resp. No recuerdo el día, sé que fue al otro día, si el hecho fue ella, fue el 24.

Preg. ¿Por qué fue Marlin donde usted?

Resp. Ella fue a mi casa buscando refugio, cuando ella fue a mi casa la sentí que fue buscando refugio, cuando fuimos a la finca, la cosa cambió, ella quería que el cadáver no apareciera, porque no quería que su hijo cayera preso, pero el hermano de ella se emburujó con ella.

Preg. ¿Describa cómo usted vio a Marlin al llevar a la finca?

Resp. Ella hablaba por teléfono, lloraba, peleaba, decía porqué su hijo iba a caer preso, el hermano se enfrentó diciéndole: “entrega el cuerpo de Emely que a él no le va a pasar nada”.

Preg. ¿Usted ha referido aquí que era trabajador de la finca, usted recibía órdenes de Marlin Martínez?

Resp. Muchas veces sí.

Preg. ¿Cómo eran las órdenes?

Resp. Hay que llevar gasoil para la finca de arroz, hay que arar la finca de arroz del Aguacate…

Preg. ¿Usted obedecía esas órdenes?

Resp. Claro que sí.

Preg. ¿Puede describir en qué forma se le daban las órdenes?

Resp. Órdenes de trabajo por teléfono, había veces que tenía que bajar a la capital, últimamente cuando ella comenzó a trabajar en la, ella me llamó que fuera a pagarle un juego de cuarto con mi tarjeta y fui allá y se lo pagué, ella me reembolsaba.

Preg. ¿Marlin Martínez era su jefe?

Resp. En ocasiones.

Preg. ¿Puede describir a Marlin Martínez, como su jefe, su personalidad?

Resp. Conmigo era una persona bien, pero habían otras gentes que ella se ponía de tú a tú como si fuera un hombre.

Preg. ¿Usted logró ver el cadáver de Emily?

Resp. No, nunca.

Preg. ¿Dónde queda la finca que usted hace alusión?

Resp. En el Aguacate.

Preg. ¿Dónde queda el Aguacate?

Resp. A 5 minutos de Salcedo, pertenece a Moca.

Preg. ¿De su casa a la finca, qué distancia hay?

Resp. A unos 15 o 20 minutos.

Preg. ¿Cuántos vehículos fueron a su casa a la 1:00 a.m. cuando Marlin lo fue a buscar? 

Resp. A mi casa llegaron 3.

Preg. ¿Quiénes conducían esos vehículos?

Resp. Marlin el de ella, el hermano de Marlin en el de él, Marlon su carro y yo la guagua blanca.

Preg. ¿Usted tenía celular esa noche?

Resp. Sí.

Preg. ¿El imputado tenía celular?

Resp. Todos teníamos celulares.

Preg. ¿Usted llegó a comunicarse con ellos vía celular?

Resp. Con Marlon no, no tengo su número ni de Henry, el de Marlin yo tenía.

Preg. ¿Cuando usted llegó a Colón, por dónde se dirigió a retornar a Moca?

Resp. Cogimos hasta el cruce, por ahí cogimos como el que va para Salcedo y de ahí a la finca.

Preg. ¿Al otro día, usted vio la señora Marlin Martínez?

Resp. Sí.

Preg. ¿Dónde usted la vio?

Resp. Donde ella vive, en el apartamento, abajo, en San Francisco.

Preg. ¿Qué usted conversó con ella ese día?

Resp. Ahí hablamos, ella me dijo que iba a estar muy ocupada, le pregunté: “¿qué vas a hacer?” Ella me dijo: “no te apures, que yo voy a entregar ese cuerpo”, dijo ella, después me dijo: mira, voy a estar muy ocupada con esto de Marlon, encárgate de la finca y de llevar un gasoil y llamó a Liberata, para que fuera conmigo a buscar cien mil pesos (RD$100,000.00) pesos a La Sirena.

Preg. ¿Usted había visto una entrevista que se le hizo vía televisión a Marlin?

Resp. Sí.

Preg. ¿Cuándo fue eso?

Resp.Yo la había vito la entrevista primero.

Preg. ¿Usted recuerda lo que decía esa señora en la entrevista y quiénes participaron en ella?

Resp. No sé quiénes participaron, yo la vi a ella y ella decía: “Emily aparece”, diciendo que apareciera, pero ya Marlin sabía que la muchacha estaba muerta.

Preg. ¿Cómo usted sabe que Marlin ya sabía que estaba muerta cuando eso?

Resp. Estábamos una noche antes cuando el hijo de ella fue conmigo donde ella lo tiró.

Preg. ¿Usted refería al tribunal que Marlon le contó cómo sucedieron los hechos, que la joven había tomado algo y había comenzado a sangrar?

Resp. Que sí.

Preg. ¿Le dijo qué le dio a tomar?

Resp. No, solo que le dio algo a tomar para que abortara.

Preg. ¿Cuándo Marlon estuvo detenido donde usted se encontraba?

Resp. En Moca.

Preg. ¿Y la señora Marlin, dónde se encontraba?

Resp. Con su hijo en Salcedo.

Preg. ¿En ese tiempo que Marlon ya estaba detenido, usted estuvo (en) contacto con Marlin Martínez?

Resp. Yo la vi una vez y me dijo como que: “me voy a morir”.

Preg. ¿En la finca de Moca es donde está la cabaña que usted tiene llave?

Resp. Sí.

Preg. ¿Esa cabaña tiene circuito de vigilancia?

Resp. Sí.

Preg. ¿Los equipos de vigilancia de esa cabaña dónde están?

Resp. Alrededor de toda la finca, en la entrada.

Preg. ¿El dispositivo de almacenamiento está ahí todavía?

Resp. No sé, según tengo entendido no aparece.

Preg. ¿Cómo usted dice que está en un cuarto, si salimos a buscarlo usted puede indicar dónde?

Resp. Sí.

Preg. ¿Se pueden ver las imágenes de lo que pasó esa noche en esa memoria de la finca?

Resp. No sé.

Preg. ¿El equipo es de almacenamiento DVR?

Resp. Debe estar puesto, me han preguntado varias veces y le digo que no sé.

Preg. ¿Usted se ha enterado de eso?

Resp. Que se han desaparecido como los otros del apartamento.

Preg. ¿Y cuándo se desaparecieron los DVR?

Resp. No sé.

Preg. ¿La noche que usted fue, usted sabe si ese DVR estaba ahí?

Resp. Estaba ahí, siempre que entraba a la cabaña yo lo veía.

Preg. ¿Cuándo usted fue el día en la mañana, usted tuvo acceso a la cabaña?

Resp. Sí, yo entré a buscar a Marlon y los 3 niños.

Preg. ¿Cuando usted entró ese día, pudo ver el DVR?

Resp. No lo vi, porque en el cuarto que durmieron Marlon y el niño no estaba la pantalla donde se veía.

Preg. ¿Usted dice que él le dio a beber una sustancia abortiva?

Resp. Sí, él me dijo.

Preg. ¿Le explicó si alguien lo ayudó a mover el cuerpo a Colón?

Resp. Me dijo que lo tiró ahí, no me dijo si fue con alguien.

Preg. ¿Usted sabe en qué apartamento ocurrió ese hecho?

Resp. Donde vive Marlon y Marlin.

Preg. ¿Y la limpieza quién la hizo?

Resp. Que fue Marlon que la limpió.

Preg. ¿Quién lavó el carro Suzuki gris?

Resp. Y lo llevé a un lavadero donde yo lavo mi carro, en el barrio Don Bosco, donde un muchacho que se llama Nene.

Preg. ¿Quién retornó el vehículo?

Resp. Ella lo fue a buscar a la cancha del barrio Don Bosco, en Moca.

Preg. ¿Quién es ella?

Resp. Marlin Martínez.

Preg. ¿En qué fue ella a buscar el carro?

Resp. En su jipeta buscó la llave, yo estaba maniyando un juego adentro, yo se la di.

Preg. ¿Y la jepeta usted vio quién se la llevó?

Resp. Yo vi la jeepeta cuando ella entró a la cancha.

Preg. ¿Pudo ver cuando la jeepeta se marchó?

Resp. No, porque yo estaba enfocado en el juego.

Preg. ¿Cuando el carro se fue, usted lo vio? 

Resp. No, porque yo sabía que ella había venido a buscar el carro.

Preg. ¿Qué día fue eso?

Resp. 4 días después.

Preg. ¿Dónde estaba Marlon?

Resp. Él estaba preso ya.

Preg. ¿Luego que Marlin terminó la conversación que ella tenía con su hijo por teléfono en su presencia, la imputada opinó sobre la situación en particular de ese embarazo? 

Resp. Cuando ella discutía: “Si tú fuiste hombre para preñarla, sea hombre para resolver tu problema”, que resuelva rápido, ella ahí dijo que podía darle leche y pampers, ella decía: ese muchacho, que no se sabe ni lavar la nalga, se pone a preñar muchacha, mira ahora, a enfrentar con esa gente, con el papá de esa muchacha, que no se llevaban bien.

FUENTE:  https://www.listindiario.com/la-republica/2018/04/23/511779/esto-fue-todo-lo-que-paso-en-el-caso-emely-segun-simon-bolivar-urena-el-boli
 

Santo Domingo.-Las complicaciones catastróficas que ocasiona la enfermedad de la diabetes en los seres humanos que los lleva a perder piernas, brazos y dedos se pueden reducir significativamente si las personas cambian los hábitos de alimentarse y acuden a las consultas médicas de manera adecuadas, expresó el presidente de la Sociedad Dominicana de Diabetes (SODDODIA).

El doctor José Rodríguez Despradel explicó que la primer medida para controlar los efectos de las diabetes es que todas las personas mayores de 30 años si están en sobrepeso (obesa), si tienen padres, madres o abuelos diabéticos deben acudir a consultas médicas para chequearse los niveles de glucemia con regularidad.

Además una madre que da a luz un niño superior a ocho libra, “esa mujer pudo haber desarrollado un embarazo con diabetes estacional y eso se convierte en factor riesgo en el futuro para desarrollar la enfermedad”, dijo el especialista.

Rodríguez Despradel habló en estos términos durante el desarrollo del Primer Congreso Internacional de Diabetes que se celebró ayer en el hotel Crowne Plaza del Distrito Nacional, con el objetivo de promover la educación médica continuada para que los médicos que trabajan como diabetólogos hagan llegar información especializada sobre la enfermedad a la población.

Otras personas que pueden contraer la enfermedad son aquellas que pasan más de dos horas viendo televisión diariamente, porque son clasificadas seres humanos que llevan una vida sedentaria y quienes “comen muchos arroz y carnes con pocas habichuelas y ensaladas” también con candidatos a contraer la enfermedad.

Por eso es imprescindibles que las personas averigüen sus factores de riesgos preguntándose ¿Seré yo diabético?, indicó el doctor Rodríguez Despradel al responder preguntas de los periodistas.

Dijo que las personas después que haber comido algo debe tener los niveles de azúcar inferior a 120 y si dos horas después de haber almorzado está superior a 140 hay una alteración y ese paciente necesita un tratamiento.

Añadió que ese paciente necesita una evaluación para ver si tiene que cambiar el estilo de vida y para que lleve un tratamiento de comer de manera sana, realizar actividades físicas y si necesita medicamento.

Estadísticas

El presidente de la SODDODIA expresó que a nivel mundial los estadísticas crecen, porque en el año 2015 habían 425 millones de pacientes con diabetes en el mundo y en 2017 aumentó a 429 millones y se proyecta que para el 2040 habrán 629 millones padeciendo de diabetes.

 

Dijo que en el país entre un 8% o 10% de la población está sufriendo la enfermedad, el equivalente a casi un millón de personas, pero una de cada dos personas no saben que están sufriendo de diabetes. (http://elnacional.com.do/senalan-prevencion-es-clave-en-diabetes/) 

 Roberto Rosario entrevistado por Héctor Herrera Cabral. Fuente Externa.

 

El expresidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario, reveló que funcionarios de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos le plantearon a él y al ex consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio, que la única solución al problema que tiene la República Dominicana con ese organismo, es modificar la Constitución y ajustarla al criterio de ellos.

Rosario Márquez recordó que el hoy embajador dominicano en la República de Argentina, Pina Toribio, reaccionó de forma airada y le dijo a esos burócratas de la CIDH que eso era un atrevimiento de su parte.

El pasado presidente del órgano de comicios advirtió que ese criterio no ha variado, ni va a variar, porque la finalidad que persigue ese organismo es que la República Dominicana sea un dique de contención de la situación migratoria haitiana.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´ AGENDA Roberto Rosario precisó “que los burócratas de la CIDH saben perfectamente que aquí no se le da un trato discriminatorio por asunto racial a los inmigrantes haitianos como sostienen algunas ONG”.

Agregó que quienes dirigen la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos están conscientes que el éxodo de ciudadanos del vecino país, que abandonan su nación motivado por la dramática situación económica que atraviesan, si se quedan aquí, no tendrán que irse a Estados Unidos, España o Francia.

“Cuando yo tuve la oportunidad de visitar las oficinas de la CIDH en Washington, me acuerdo que estuve acompañado del ex consultor jurídico y actual embajador César Pina, y en una reunión ellos nos dijeron de una manera clara y directa que la única solución al problema era que nosotros modificáramos la Constitución”, reiteró Rosario Márquez.

Sostuvo que esa posición se inscribe dentro del planteamiento que acaban de hacer para que el Estado dominicano desconozca la sentencia 168-2013 y derogue la ley 169-2014.

Recordó que Haití tiene como meta exportar cada año 200 mil de sus ciudadanos, que fue comunicado por su más influyente medio de comunicación, Le Nouvelliste, y esas personas no pueden llegar a Estados unidos ni Europa, y por ende, para la CIDH, el lugar más apropiado es la República Dominicana.

“Si se quiere saber si es así, solo hay que investigar quien paga el presupuesto de la CIDH, que es Estados Unidos, y aportes de algunos gobiernos y organizaciones no gubernamentales, entonces responden a ellos“, enfatizó el expresidente de la JCE.

Apuntó que todos los directores de ese organismo cuando terminan sus funciones, inmediatamente pasan a dirigir una organización no gubernamental porque ese es su mundo, entonces obviamente que tienen que responder a ellos, así como los hijos responden a los padres.

Explicó que por la CIDH responder a esos intereses, no se pronuncia en torno a la situación de los inmigrantes haitianos en Chile, Ecuador y Brasil donde los tienen en lugares donde no pueden salir, pero para ese organismo la única nación que no puede hacer eso es la República Dominicana. (https://www.diariolibre.com/noticias/justicia/roberto-rosario-dice-cidh-le-planteo-modificar-la-constitucion-para-solucionar-crisis-haitiana-LD9577872) 

Esgrimir el argumento racial ha sido la vía favorita y malintencionada de aquellos que promueven la tolerancia total de la inmigración ilegal haitiana, en gran medida producto de un burdo y criminal delito de tráfico humano.

Cuando a esta acusación le añaden el ingrediente del odio, lo que buscan es suscitar, apoyándose en una falsa misericordia, la sensibilidad y la aceptación, de una ilegalidad, para inducir así al gobierno, y a la sociedad, para aceptar el status-quo irregular, a costa de sacrificar el mandato de sus leyes y su Constitución.

La gran repulsa que genera este desenfadado atropello a las leyes de migración viene dada por el abierto y manifiesto propósito de grupos nacionales e internacionales de querer forzar al Estado dominicano a hacerse de la vista gorda y dar carta de residencia o de ciudadanía, al margen de lo que constitucionalmente ha sido estatuido, a los ilegales que burlan los controles y, más que eso, que incurren en innumerables delitos en el país.

Sesgar como xenofóbicas las muestras de rechazo a estas violaciones es capciosa, si se toma en cuenta que los dominicanos han sido un pueblo abierto a inmigrantes que, como los españoles, los árabes, los judíos, los japoneses y chinos, así como de varios países latinoamericanos, han formado colonias laboriosas y respetuosas de las leyes y los valores culturales de nuestra nación, sin entrar en conflicto con los dominicanos.

Con más de un millón de haitianos ilegales diseminados en el territorio nacional, ¿cuántos de ellos han sido asesinados o atropellados por odio xenofóbico o racial en el país? ¿Cuántos han huido en masa, como en algunas zonas de África y Medio Oriente, por razones étnicas o raciales o religiosas?

Cuando se producen repatriaciones a cargo de la Dirección Nacional de Migración, estas se hacen de acuerdo a los protocolos internacionales, basadas en el hecho de que los afectados carecen de documentos o permisos ofi ciales, lo cual se reputa como un factor violatorio de las leyes aquí y en cualquier otro país del mundo que respete sus potestades soberanas.

El patriotismo, que es un sagrado y legítimo sentimiento de arraigo e identidad de todo aquel que nace en un país y le debe respeto a la madre patria, de la que habla el Papa Francisco, a sus símbolos y valores y a las leyes que rigen la convivencia pacífica, tiene que hacerse patente en cualquier circunstancia en que la soberanía y la dignidad nacional estén en proceso de colapso o aniquilación.

Cuando las armas de nuestros ejércitos o del pueblo insurrecto se hicieron sentir en las invasiones militares extranjeras de los siglos 19 y 20 ¿eran por odio o por racismo? No. Por ninguna de ellas. Eran por la humillación causada por extraños que vinieron a pisotear la soberanía y a sustituir los símbolos auténticos de la identidad nacional.

¿Cuál nación que defi enda su territorio de una invasión, sea cual fuese su naturaleza, ha sido acusada de xenófoba o racista por haber matado a tiros o hecho huir a los invasores?

 

Patriotismo y nacionalismo son dos sentimientos nobles, a los que nunca renuncian los hijos de una nación. Pretender abominarlos o mezclarlos con situaciones que obedecen más a la defensa de las leyes migratorias o al legítimo derecho de los dominicanos a vivir con sus normas y patrones culturales, es un fl amante y aborrecible desatino. (https://www.listindiario.com/editorial/2018/04/02/508717/el-chantaje-de-siempre)

Me Gusta en Twitter

Created by: Twitter on web