Audio en HD

Escuchanos en tu PC

        

 
 
El abogado Nicolás Márquez y el politólogo Agustín Laje visitaron Diario Libre.
El abogado Nicolás Márquez y el politólogo Agustín Laje visitaron Diario Libre. 
 

La causal que defiende el aborto cuando la vida de la madre está en peligro, es calificada como una falsa disyuntiva por los expertos argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez, quienes advierten se trata de un argumento para abrir posibilidades a la legalización.

Basan su planteamiento en que la medicina moderna, conforme lo ha puesto de manifiesto la Organización Mundial de la Salud (OMS), no ve peligro en la vida de la madre si el embarazo sigue en curso, y más aún cuando existen los medios necesarios, para ante una complicación, salvar los dos pacientes.

“No es cierto que hoy tengamos que estar disputando o resolviendo en esa falsa disyuntiva y eso los abortistas lo saben, y han cambiado el argumento en general y ahora hablan, no de que la vida de la madre corra peligro sino de que la salud de la madre se vea muy afectada, hoy en el siglo XXI esa es una falsa disyuntiva”, aseguró Márquez.

Laje sostuvo que, si en algunos lugares de la República Dominicana se registran casos de mujeres embarazadas cuya vida esté en peligro por los precarios servicios de salud, lo que las autoridades deben realizar es mejorar el sistema de salud.

“Diríamos que en la discusión muchas veces se buscan causales para meter por la ventana el tema del aborto y para abrir un espectro de posibilidades que después se utilizan en todo propósito”, afirmó.

Ambos coinciden en que un problema no puede tener una solución injusta, como es el caso de matar una vida.

De igual modo, Márquez, quien es abogado y Laje, politólogo, ambos autores del polémico “Libro Negro de la Nueva Izquierda”, alertaron que en el país la ideología de género está penetrando, a través del tema del aborto, pues siempre llevan su propuesta en función del contexto y la realidad de cada nación.

Márquez aseguró que la izquierda utiliza a las feministas para defender el aborto, porque lo presentan, no como lo que es, el asesinato de un niño por nacer, sino como un derecho de la mujer.

“Dentro de los reclamos feministas, está el derecho de disponer de su cuerpo y dentro de esa falacia argumentativa el feminismo es funcional a los sectores abortistas, ahora es una falacia argumentativa no porque la mujer no tenga derecho a disponer de su cuerpo porque efectivamente lo tiene y nosotros como liberales lo defendemos”, apuntó.

Destacó que conforme a la ciencia “la mujer a la hora de abortar no dispone de su cuerpo sino del cuerpo de un tercero que encima es su hijo y dispone de su cuerpo para matarlo, por eso es cuando se dice que el aborto es el derecho de la mujer de disponer de su cuerpo es una falacia”.

¿Violencia de género o doméstica?

Según Laje, la ONU han entendido que la violencia de género es aquella violencia cuyo móvil es el odio de género en cuanto tal.

Es decir, hay violencia de género cuando uno agrede, por ejemplo, físicamente a una persona sobre la base del odio que siente por el género de esa persona. Lo que se usa es un concepto errado, porque se anticipa ideológicamente la causa, pero después no se contacta; lo que existe la violencia del hombre contra la mujer al igual que de la mujer contra el hombre y se debería hablar de violencia doméstica, pues han creado una palabra engañosa”.

Márquez asegura que se registran casos de muertes de mujeres por celos, infidelidad, pero la motivación por lo que se pegó no fue violencia de género.

“No existe la violencia de género porque no hay hombre que pegan a mujeres por ser mujeres”. (https://www.diariolibre.com/noticias/justicia/expertos-advierten-sobre-los-falsos-argumentos-para-legalizar-el-aborto-KM9709158) 

Las cuotas

24-04-2018 Written by

Las cuotas en el mundo de la política, la empresa, la literatura, la música, la cocina... no corrigen la desigualdad que pretenden eliminar. Disfrazadas de igualitarismo, son una medida antidemocrática. Los puestos, las posiciones, el liderazgo, deben delegarse en aquella persona que reúna las mejores cualidades, haya hecho los méritos adecuados y cuya experiencia o capacidad de innovación la hagan la adecuada para el puesto o el momento.

Ayer un grupo de jóvenes del Frente Amplio consideraba “justo” que se reserve para los jóvenes un 33% de las candidaturas en los partidos políticos.

¿Por qué 33? ¿Por qué no el 15 o el 45? ¿Por qué sería “justo” que hombres y mujeres mayores de 40 años que tuvieran mejores ideas, experiencia, formación o carácter quedaran fuera de una lista para dar paso a otro simplemente por la edad? Una buena candidata joven no es mejor por mujer o por joven. La palabra clave es buena.

Nadie puede discutir que los partidos políticos deben renovarse. Los viejos robles, se llamaban en el PRD. En el PLD, independientemente de la edad de sus miembros, la Corporación está anquilosada. En el PRSC la edad de sus cargos no importa, es la maquinaria la que está oxidada.

Las nuevas ideas no vienen necesariamente de los jóvenes. De hecho, el adanismo (“Hábito de comenzar una actividad cualquiera como si nadie la hubiera ejercitado anteriormente”, según la RAE) es uno de los males de nuestro tiempo. Una generación de políticos –no solo aquí– cree que con ellos empezó el mundo y que lo que descubren había sido ignorado por las 300 generaciones anteriores...

Entre las cuotas, el tigueraje, el clientelismo y la demagogia... los mejores no están llegando a la política.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

(https://www.diariolibre.com/opinion/am/las-cuotas-BI9695982) 

Santo Domingo

Simón Bolívar Ureña declaró ante las autoridades todo lo que, según él, pasó en el caso del asesinato de Emely Peguero, hallada muerta el 31 de agosto de 2017.

Según Ureña, Marlin Martínez presionaba a su hijo Marlon para que se deshiciera del embarazo de la adolescente, gritándole en muchas ocasiones que si él había sido hombre para embarazarla debía igual buscarle una salida al proceso de gestación.

Además se destaca el miedo de Marlin Martínez para que su hijo no fuera a prisión, supuestamente porque allí sería asesinado.

Simón Bolívar Ureña también contó que Henry Martínez, para él, era inocente de las acusaciones que le hicieron, ya que su participación en el caso fue obligar a su hermana a que entregara el cadáver de la adolescente y para que pusiera en mano de las autoridades a su hijo Marlon.

Este miércoles será presentada la acusación formal contra todos los involucrados en el asesinato de la adolescente, que se encontraba embarazada.

A continuación compartimos la declaración completa que hizo “El Boli” ante las autoridades judiciales que llevan el caso:

Preg. ¿Cuál es su nombre?

Resp. Simón Bolívar Ureña Almánzar.

Preg. ¿Usted es casado?

Resp. Unión libre.

Preg. ¿Tiene hijos?

Resp. Tres hijos.

Preg. ¿Edades de los hijos?

Resp. 31 años, 29 años y 27 años.

Preg. ¿Usted tiene un domicilio en la Rep. Dom.?

Resp. …

Preg. ¿A qué labor se dedica en la ciudad en que vive?

Resp. Yo me dedico al baloncesto, a una academia de baloncesto en Moca.

Preg. ¿Cuál es el tiempo que lleva al frente de la academia?

Resp. Alrededor de 40 años.

Preg. ¿Usted seguirá dedicado a la academia?

Resp. Sí.

Preg. ¿Usted sabe para qué fue convocado en el día de hoy?

Resp. Sí.

Preg. ¿Para qué usted fue convocado al tribunal?

Resp. Para dar mi declaración y aclarar todo eso.

Preg. ¿Diga y aclare esas declaraciones?

Resp. La señora Marlin, llega a mi casa alrededor de la una de la mañana, ella llega con sus dos hijos menores, Henry, llega en su guagua también y luego llega Marlon en su carro solo, cuando llegan a mi casa, Marlin entra y se quita los zapatos, vuelta loca y me dice que Marlon tuvo una discusión con su novia y que la muchacha le fue encima, él la empujó y ella se cayó y se desnucó, ella estaba llorando, pero ella me dice que va a resolver todo al otro día y lo iba a entregar al otro día, le dije que si es así que se quede en mi casa y una noche se pasa donde quiera.

Ahí hablamos y ella me dijo que la lleve a la finca porque yo tengo la llave de la cabaña, en la situación me pide que vaya con ella, allá le abro la puerta, ella entra los dos niños menores de ella y lo acuesta a dormir, cuando ella sale, desesperada y empieza a decirme que: “Mi hijo no puede caer preso porque lo van a matar”, ella empieza ahí a decir y me pregunta si le puedo conseguir a alguien para desaparecer el cuerpo y que su hijo no puede caer preso, cuando ella sigue insistiendo en eso, el hermano de ella, Henry, se le para y le dice: “A él no lo va a matar nadie ni a él le va a pasar nada, llama la familia de esa muchacha y entrega el cuerpo y entrega a tu hijo que no le va a pasar nada”.

Después de ahí alega que sí, que no, y hablaba por teléfono, ya a lo último quedamos en que ella iba a entregar el hijo y el cuerpo al otro día, pero que no quería que encontraran el cuerpo donde su hijo lo tiró, entonces ahí, entre llantos y lloro, ella me pide que acompañe a Marlon para recoger el cuerpo y llevarlo a la finca que estaba a cinco minutos de la Corte de Salcedo, donde iban a entregar el muchacho y el cuerpo.

Cuando llegamos, yo voy con Marlon y le dije a él y a ella: yo no quiero ver, ni tocar, solo guiar para que él haga todo, con el compromiso de que ella iba a entregar el cuerpo, cuando vamos en el camino Marlon iba prácticamente muy relajado, para serle sincero, yo ni pensaba que él había hecho eso, porque no estaba nervioso ni nada y ponía música como si nada hubiera pasado, por lo relajado que estaba, cuando llegamos como para el cruce de Cenoví, es donde yo frecuentaba comprando gasoil para llevarla a la finca, él me dice que doble a la izquierda y me lleva al lugar de los hechos, luego en una calle que se llama Colón, si no me equivoco, él me dice dobla a la derecha y me dice que por aquí fue que la tiré, di la vuelta en U y me parqueé, él se apió de la guagua y montó el cuerpo detrás, cuando arrancamos de nuevo me dice que volvamos para atrás y me dice a mí: tú has matado a alguien alguna vez, yo me quedé como así, wao, él me dijo a mí que le había dado algo de tomar a la muchacha y ella estaba sangrando y se puso nervioso, ella le brincó arriba y él la empujó y cuando la empujó se dio un golpe en la cabeza y ahí seguimos prácticamente para la finca y el muchacho venía tranquilo y no daba indicios de que él había hecho nada.

Llegamos a la finca, allá hay un señor que trabajaba y Marlin me dice a mí que me voy a llevar a Moca al señor que trabaja para que no vea nada, cuando ella se lleva al muchacho, el señor, yo le digo al joven aquí parquea tu carro ahí y saca eso de la guagua que me voy, cuando él parquea el carro al lado de la guagua, yo camino como 25 metros donde se pelan los puercos, porque no quería ver nada, en realidad, cuando ya yo veo que él se sube a la guagua y desmonta todo y cierra el baúl del carro, yo sé que él terminó, de ahí él agarra el vehículo de él y lo metimos en un almacén de la finca, ahí esperamos y llegó Marlin, cuando Marlin llegó, inmediatamente agarré mi guagua y Henry la de él, nosotros nos fuimos, se quedó allá Marlin y sus tres hijos, al otro día, digo el mismo día a las 7 y media de la mañana, me dice a mí que le haga el favor de llevarle a Marlon y su hijo pequeño a la casa de una amiga de ella que se llama Solanyi, porque ella se había ido con el otro hijo de ella, ella dejó a Marlon y su otro hijo durmiendo en la finca, yo lo llevé donde Solanyi a ellos dos, después a los tres cuatro días, no sé exactamente, ella me dice que llame al trabajador de la finca y lo llevé a Moca, que van unas personas a buscar el carro y le deje la puerta del almacén y el portón abierta, después al otro día me llama y me dice que lleve a lavar el carro que ella lo iba a pasar a buscar, fui a lavar el carro y ella pasó a buscar el carro, yo estaba en la cancha, ya prácticamente eso ahí, se me olvidó decirle que cuando ella llegó a mi casa con los hijos y le pregunté por qué no dejó a esos hijos allá, ella me dijo que el papá de esa muchacha era capaz de secuestrar unos de sus hijos y que le agarre uno de los muchachos, porque para la familia estaba perdida.

Preg. ¿Usted conocía a uno de los imputados antes del hecho?

Resp. Sí, a todos.

Preg. ¿Usted podría identificarlos?

Resp. Sugel, amigo de la señora, Liberata, amiga también, Henry, es hermano de ella, y Marlon, es su hijo.

Preg. ¿Cuál es su relación con Marlin Martínez?

Resp. Yo trabajé con Marlin Martínez en la campaña para diputada, junto con Sugel y unos muchachos, en ese entonces me quedé con los números, la conocí por medio a un amigo y ella me pidió que trabajara con ella, poniendo afiches y trabajé con Sugel, alrededor de 4 años, después de eso le trabajé de llevarle gasoil a la finca y cualquier cosa así.

Preg. ¿Por qué provincia Marlin aspiró a diputada?

Resp. Hermanas Mirabal.

Preg. ¿Usted recuerda en qué campaña trabajó con Marlin?

Resp. En la campaña pasada.

Preg. ¿Usted recuerda la última conversación que sostuvo con Marlin antes de este hecho?

Resp. Yo casi siempre hablaba con ella.

Preg. ¿A usted lo han visitado en su lugar de trabajo?

Resp. Ella (Marlin) me visitaba con la señora Liberata.

Preg. ¿Qué trataban usted y Marlin en esa visita?

Resp. Ella siempre me buscaba y me necesitaba para buscar gasoil y asuntos de negocios.

Preg. ¿En esa visita Marlin estaba acompañada?

Resp. Sí, algunas veces ella iba con la señora Liberata o a veces sola y muchas veces iba con su chofer.

Preg. ¿En qué medio de transporte llegó Marlin a su casa?

Resp. Ella llegó un su jipeta.

Preg. ¿Cómo usted se enteró en qué medio de transporte Marlin llegó a su trabajo.

Resp. En su jipeta.

Preg. ¿Marlin se desmontó de su vehículo?

Resp. Muchas veces ella se desmontaba y hablábamos en el centro y otras veces ella se quedaba dentro y hablábamos.

Preg. ¿La última vez, antes de la ocurrencia del hecho, qué habló usted con ella?

Resp. Ella me visitó muchas veces siempre, yo oí del caso del embarazo de ella, yo la escuché hablando eso con Marlon, ella le decía que si fuiste hombre para hacer ese muchacho, que sea hombre para salir de sus problemas y que resuelva rápido.

Preg. ¿A quién se refiere que estaba embarazada?

Resp. A Marlon que tenía la novia embarazada, es Emily.

Preg. ¿Usted conocía a Emily?

Resp. No la conocía.

Preg. ¿Cuál es la relación de Marlon y Marlin?

Resp. Marlon es hijo de Marlin.

Preg. ¿Marlin le ha dicho a usted con relación al embarazo?

Resp. Ella dijo que si él fue responsable para hacerlo, que sea hombre para resolver su problema, que ella solo le iba a comprar pampers y leche y ella me dijo: mira este muchacho que no se sabe lavar las nalgas y mire ahora con lo que sale, la escuché decir que el papá de la muchacha era jodón y no se llevaban bien.

Preg. ¿Qué tiempo transcurrió después de esa conversación que usted relata de la conversación con Marlin hasta el momento que desaparece Emily?

Resp. Dos o tres semanas antes yo me enteré de la conversación de que él la tenía embarazada.

Preg. ¿Cuándo usted se enteró de la desaparición de la jovencita?

Resp. Yo me enteré prácticamente al otro día, cuando ella da la rueda de prensa para decir que Emily aparece (aparezca).

Preg. ¿Usted me puede ubicar el tiempo de cuándo lo fueron a visitar?

Resp. Como a la una de la mañana, porque el último que aparece en la escena soy yo.

Preg. ¿En qué vehículo fueron a Colón (lugar donde fue lanzado el cuerpo de Emely?

Resp. En una Hilux blanca.

Preg. ¿Con qué propósito ustedes fueron a ese lugar?

Resp. A recoger el cuerpo de Emily.

Preg. ¿Qué tipo de carro?

Resp. Un carro gris de cuatro puertas, un Suzuki.

Preg. ¿Cuál era su función con respecto a esa finca?

Resp. En esa finca estábamos preparando la tierra por orden de la señora para trabajarla.

Preg. ¿Cuál era su rol en la finca?

Resp. Yo le daba vuelta a diario, como un capataz, yo iba 20 minutos y así. Yo soy amigo del dueño.

Preg. ¿Qué ocurrió en el margen de tres o cuatro días en la finca?

Resp. Yo no vi nada extraño, el carro estaba ahí y ella llamó y luego lo mandó a lavar, que ella lo iba a pasar a buscar.

Preg. ¿Sabe usted qué pasó en esos tres o cuatro días que transcurrieron en la finca?

Resp. Yo volví a buscar a Marlon Martínez y a su hermano y luego volví a dejar el portón abierto.

Preg. ¿Qué pasó cuando dejaron el cuerpo en el carro?

Resp. Yo no sabía decirle, yo solo fui a lavar el carro.

Preg. ¿Qué tiempo pasó para ir a buscar el carro?

Resp. De tres a cuatro días.

Preg. ¿En qué sentido fue la conversación que él escuchó?

Resp. En tono alto, diciéndole que si fuiste hombre para preñar esa muchacha, sé hombre para solucionar ese problema.

Preg. ¿Usted refirió esa conversación que fue en tono alto?

Resp. Sí, le reclamaba.

Preg. ¿Usted recuerda qué día fueron a tocarle la puerta a la 1:00 a.m.?

Resp. No recuerdo el día, sé que fue al otro día, si el hecho fue ella, fue el 24.

Preg. ¿Por qué fue Marlin donde usted?

Resp. Ella fue a mi casa buscando refugio, cuando ella fue a mi casa la sentí que fue buscando refugio, cuando fuimos a la finca, la cosa cambió, ella quería que el cadáver no apareciera, porque no quería que su hijo cayera preso, pero el hermano de ella se emburujó con ella.

Preg. ¿Describa cómo usted vio a Marlin al llevar a la finca?

Resp. Ella hablaba por teléfono, lloraba, peleaba, decía porqué su hijo iba a caer preso, el hermano se enfrentó diciéndole: “entrega el cuerpo de Emely que a él no le va a pasar nada”.

Preg. ¿Usted ha referido aquí que era trabajador de la finca, usted recibía órdenes de Marlin Martínez?

Resp. Muchas veces sí.

Preg. ¿Cómo eran las órdenes?

Resp. Hay que llevar gasoil para la finca de arroz, hay que arar la finca de arroz del Aguacate…

Preg. ¿Usted obedecía esas órdenes?

Resp. Claro que sí.

Preg. ¿Puede describir en qué forma se le daban las órdenes?

Resp. Órdenes de trabajo por teléfono, había veces que tenía que bajar a la capital, últimamente cuando ella comenzó a trabajar en la, ella me llamó que fuera a pagarle un juego de cuarto con mi tarjeta y fui allá y se lo pagué, ella me reembolsaba.

Preg. ¿Marlin Martínez era su jefe?

Resp. En ocasiones.

Preg. ¿Puede describir a Marlin Martínez, como su jefe, su personalidad?

Resp. Conmigo era una persona bien, pero habían otras gentes que ella se ponía de tú a tú como si fuera un hombre.

Preg. ¿Usted logró ver el cadáver de Emily?

Resp. No, nunca.

Preg. ¿Dónde queda la finca que usted hace alusión?

Resp. En el Aguacate.

Preg. ¿Dónde queda el Aguacate?

Resp. A 5 minutos de Salcedo, pertenece a Moca.

Preg. ¿De su casa a la finca, qué distancia hay?

Resp. A unos 15 o 20 minutos.

Preg. ¿Cuántos vehículos fueron a su casa a la 1:00 a.m. cuando Marlin lo fue a buscar? 

Resp. A mi casa llegaron 3.

Preg. ¿Quiénes conducían esos vehículos?

Resp. Marlin el de ella, el hermano de Marlin en el de él, Marlon su carro y yo la guagua blanca.

Preg. ¿Usted tenía celular esa noche?

Resp. Sí.

Preg. ¿El imputado tenía celular?

Resp. Todos teníamos celulares.

Preg. ¿Usted llegó a comunicarse con ellos vía celular?

Resp. Con Marlon no, no tengo su número ni de Henry, el de Marlin yo tenía.

Preg. ¿Cuando usted llegó a Colón, por dónde se dirigió a retornar a Moca?

Resp. Cogimos hasta el cruce, por ahí cogimos como el que va para Salcedo y de ahí a la finca.

Preg. ¿Al otro día, usted vio la señora Marlin Martínez?

Resp. Sí.

Preg. ¿Dónde usted la vio?

Resp. Donde ella vive, en el apartamento, abajo, en San Francisco.

Preg. ¿Qué usted conversó con ella ese día?

Resp. Ahí hablamos, ella me dijo que iba a estar muy ocupada, le pregunté: “¿qué vas a hacer?” Ella me dijo: “no te apures, que yo voy a entregar ese cuerpo”, dijo ella, después me dijo: mira, voy a estar muy ocupada con esto de Marlon, encárgate de la finca y de llevar un gasoil y llamó a Liberata, para que fuera conmigo a buscar cien mil pesos (RD$100,000.00) pesos a La Sirena.

Preg. ¿Usted había visto una entrevista que se le hizo vía televisión a Marlin?

Resp. Sí.

Preg. ¿Cuándo fue eso?

Resp.Yo la había vito la entrevista primero.

Preg. ¿Usted recuerda lo que decía esa señora en la entrevista y quiénes participaron en ella?

Resp. No sé quiénes participaron, yo la vi a ella y ella decía: “Emily aparece”, diciendo que apareciera, pero ya Marlin sabía que la muchacha estaba muerta.

Preg. ¿Cómo usted sabe que Marlin ya sabía que estaba muerta cuando eso?

Resp. Estábamos una noche antes cuando el hijo de ella fue conmigo donde ella lo tiró.

Preg. ¿Usted refería al tribunal que Marlon le contó cómo sucedieron los hechos, que la joven había tomado algo y había comenzado a sangrar?

Resp. Que sí.

Preg. ¿Le dijo qué le dio a tomar?

Resp. No, solo que le dio algo a tomar para que abortara.

Preg. ¿Cuándo Marlon estuvo detenido donde usted se encontraba?

Resp. En Moca.

Preg. ¿Y la señora Marlin, dónde se encontraba?

Resp. Con su hijo en Salcedo.

Preg. ¿En ese tiempo que Marlon ya estaba detenido, usted estuvo (en) contacto con Marlin Martínez?

Resp. Yo la vi una vez y me dijo como que: “me voy a morir”.

Preg. ¿En la finca de Moca es donde está la cabaña que usted tiene llave?

Resp. Sí.

Preg. ¿Esa cabaña tiene circuito de vigilancia?

Resp. Sí.

Preg. ¿Los equipos de vigilancia de esa cabaña dónde están?

Resp. Alrededor de toda la finca, en la entrada.

Preg. ¿El dispositivo de almacenamiento está ahí todavía?

Resp. No sé, según tengo entendido no aparece.

Preg. ¿Cómo usted dice que está en un cuarto, si salimos a buscarlo usted puede indicar dónde?

Resp. Sí.

Preg. ¿Se pueden ver las imágenes de lo que pasó esa noche en esa memoria de la finca?

Resp. No sé.

Preg. ¿El equipo es de almacenamiento DVR?

Resp. Debe estar puesto, me han preguntado varias veces y le digo que no sé.

Preg. ¿Usted se ha enterado de eso?

Resp. Que se han desaparecido como los otros del apartamento.

Preg. ¿Y cuándo se desaparecieron los DVR?

Resp. No sé.

Preg. ¿La noche que usted fue, usted sabe si ese DVR estaba ahí?

Resp. Estaba ahí, siempre que entraba a la cabaña yo lo veía.

Preg. ¿Cuándo usted fue el día en la mañana, usted tuvo acceso a la cabaña?

Resp. Sí, yo entré a buscar a Marlon y los 3 niños.

Preg. ¿Cuando usted entró ese día, pudo ver el DVR?

Resp. No lo vi, porque en el cuarto que durmieron Marlon y el niño no estaba la pantalla donde se veía.

Preg. ¿Usted dice que él le dio a beber una sustancia abortiva?

Resp. Sí, él me dijo.

Preg. ¿Le explicó si alguien lo ayudó a mover el cuerpo a Colón?

Resp. Me dijo que lo tiró ahí, no me dijo si fue con alguien.

Preg. ¿Usted sabe en qué apartamento ocurrió ese hecho?

Resp. Donde vive Marlon y Marlin.

Preg. ¿Y la limpieza quién la hizo?

Resp. Que fue Marlon que la limpió.

Preg. ¿Quién lavó el carro Suzuki gris?

Resp. Y lo llevé a un lavadero donde yo lavo mi carro, en el barrio Don Bosco, donde un muchacho que se llama Nene.

Preg. ¿Quién retornó el vehículo?

Resp. Ella lo fue a buscar a la cancha del barrio Don Bosco, en Moca.

Preg. ¿Quién es ella?

Resp. Marlin Martínez.

Preg. ¿En qué fue ella a buscar el carro?

Resp. En su jipeta buscó la llave, yo estaba maniyando un juego adentro, yo se la di.

Preg. ¿Y la jepeta usted vio quién se la llevó?

Resp. Yo vi la jeepeta cuando ella entró a la cancha.

Preg. ¿Pudo ver cuando la jeepeta se marchó?

Resp. No, porque yo estaba enfocado en el juego.

Preg. ¿Cuando el carro se fue, usted lo vio? 

Resp. No, porque yo sabía que ella había venido a buscar el carro.

Preg. ¿Qué día fue eso?

Resp. 4 días después.

Preg. ¿Dónde estaba Marlon?

Resp. Él estaba preso ya.

Preg. ¿Luego que Marlin terminó la conversación que ella tenía con su hijo por teléfono en su presencia, la imputada opinó sobre la situación en particular de ese embarazo? 

Resp. Cuando ella discutía: “Si tú fuiste hombre para preñarla, sea hombre para resolver tu problema”, que resuelva rápido, ella ahí dijo que podía darle leche y pampers, ella decía: ese muchacho, que no se sabe ni lavar la nalga, se pone a preñar muchacha, mira ahora, a enfrentar con esa gente, con el papá de esa muchacha, que no se llevaban bien.

FUENTE:  https://www.listindiario.com/la-republica/2018/04/23/511779/esto-fue-todo-lo-que-paso-en-el-caso-emely-segun-simon-bolivar-urena-el-boli
 

 Roberto Rosario entrevistado por Héctor Herrera Cabral. Fuente Externa.

 

El expresidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario, reveló que funcionarios de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos le plantearon a él y al ex consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio, que la única solución al problema que tiene la República Dominicana con ese organismo, es modificar la Constitución y ajustarla al criterio de ellos.

Rosario Márquez recordó que el hoy embajador dominicano en la República de Argentina, Pina Toribio, reaccionó de forma airada y le dijo a esos burócratas de la CIDH que eso era un atrevimiento de su parte.

El pasado presidente del órgano de comicios advirtió que ese criterio no ha variado, ni va a variar, porque la finalidad que persigue ese organismo es que la República Dominicana sea un dique de contención de la situación migratoria haitiana.

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´ AGENDA Roberto Rosario precisó “que los burócratas de la CIDH saben perfectamente que aquí no se le da un trato discriminatorio por asunto racial a los inmigrantes haitianos como sostienen algunas ONG”.

Agregó que quienes dirigen la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos están conscientes que el éxodo de ciudadanos del vecino país, que abandonan su nación motivado por la dramática situación económica que atraviesan, si se quedan aquí, no tendrán que irse a Estados Unidos, España o Francia.

“Cuando yo tuve la oportunidad de visitar las oficinas de la CIDH en Washington, me acuerdo que estuve acompañado del ex consultor jurídico y actual embajador César Pina, y en una reunión ellos nos dijeron de una manera clara y directa que la única solución al problema era que nosotros modificáramos la Constitución”, reiteró Rosario Márquez.

Sostuvo que esa posición se inscribe dentro del planteamiento que acaban de hacer para que el Estado dominicano desconozca la sentencia 168-2013 y derogue la ley 169-2014.

Recordó que Haití tiene como meta exportar cada año 200 mil de sus ciudadanos, que fue comunicado por su más influyente medio de comunicación, Le Nouvelliste, y esas personas no pueden llegar a Estados unidos ni Europa, y por ende, para la CIDH, el lugar más apropiado es la República Dominicana.

“Si se quiere saber si es así, solo hay que investigar quien paga el presupuesto de la CIDH, que es Estados Unidos, y aportes de algunos gobiernos y organizaciones no gubernamentales, entonces responden a ellos“, enfatizó el expresidente de la JCE.

Apuntó que todos los directores de ese organismo cuando terminan sus funciones, inmediatamente pasan a dirigir una organización no gubernamental porque ese es su mundo, entonces obviamente que tienen que responder a ellos, así como los hijos responden a los padres.

Explicó que por la CIDH responder a esos intereses, no se pronuncia en torno a la situación de los inmigrantes haitianos en Chile, Ecuador y Brasil donde los tienen en lugares donde no pueden salir, pero para ese organismo la única nación que no puede hacer eso es la República Dominicana. (https://www.diariolibre.com/noticias/justicia/roberto-rosario-dice-cidh-le-planteo-modificar-la-constitucion-para-solucionar-crisis-haitiana-LD9577872) 

Esgrimir el argumento racial ha sido la vía favorita y malintencionada de aquellos que promueven la tolerancia total de la inmigración ilegal haitiana, en gran medida producto de un burdo y criminal delito de tráfico humano.

Cuando a esta acusación le añaden el ingrediente del odio, lo que buscan es suscitar, apoyándose en una falsa misericordia, la sensibilidad y la aceptación, de una ilegalidad, para inducir así al gobierno, y a la sociedad, para aceptar el status-quo irregular, a costa de sacrificar el mandato de sus leyes y su Constitución.

La gran repulsa que genera este desenfadado atropello a las leyes de migración viene dada por el abierto y manifiesto propósito de grupos nacionales e internacionales de querer forzar al Estado dominicano a hacerse de la vista gorda y dar carta de residencia o de ciudadanía, al margen de lo que constitucionalmente ha sido estatuido, a los ilegales que burlan los controles y, más que eso, que incurren en innumerables delitos en el país.

Sesgar como xenofóbicas las muestras de rechazo a estas violaciones es capciosa, si se toma en cuenta que los dominicanos han sido un pueblo abierto a inmigrantes que, como los españoles, los árabes, los judíos, los japoneses y chinos, así como de varios países latinoamericanos, han formado colonias laboriosas y respetuosas de las leyes y los valores culturales de nuestra nación, sin entrar en conflicto con los dominicanos.

Con más de un millón de haitianos ilegales diseminados en el territorio nacional, ¿cuántos de ellos han sido asesinados o atropellados por odio xenofóbico o racial en el país? ¿Cuántos han huido en masa, como en algunas zonas de África y Medio Oriente, por razones étnicas o raciales o religiosas?

Cuando se producen repatriaciones a cargo de la Dirección Nacional de Migración, estas se hacen de acuerdo a los protocolos internacionales, basadas en el hecho de que los afectados carecen de documentos o permisos ofi ciales, lo cual se reputa como un factor violatorio de las leyes aquí y en cualquier otro país del mundo que respete sus potestades soberanas.

El patriotismo, que es un sagrado y legítimo sentimiento de arraigo e identidad de todo aquel que nace en un país y le debe respeto a la madre patria, de la que habla el Papa Francisco, a sus símbolos y valores y a las leyes que rigen la convivencia pacífica, tiene que hacerse patente en cualquier circunstancia en que la soberanía y la dignidad nacional estén en proceso de colapso o aniquilación.

Cuando las armas de nuestros ejércitos o del pueblo insurrecto se hicieron sentir en las invasiones militares extranjeras de los siglos 19 y 20 ¿eran por odio o por racismo? No. Por ninguna de ellas. Eran por la humillación causada por extraños que vinieron a pisotear la soberanía y a sustituir los símbolos auténticos de la identidad nacional.

¿Cuál nación que defi enda su territorio de una invasión, sea cual fuese su naturaleza, ha sido acusada de xenófoba o racista por haber matado a tiros o hecho huir a los invasores?

 

Patriotismo y nacionalismo son dos sentimientos nobles, a los que nunca renuncian los hijos de una nación. Pretender abominarlos o mezclarlos con situaciones que obedecen más a la defensa de las leyes migratorias o al legítimo derecho de los dominicanos a vivir con sus normas y patrones culturales, es un fl amante y aborrecible desatino. (https://www.listindiario.com/editorial/2018/04/02/508717/el-chantaje-de-siempre)

El presidente Danilo Medina, mediante varios decretos ascendió este miércoles y puso en honrosa situación de retiro por antigüedad en el servicio, a 235 oficiales superiores y subalternos de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

Según el decreto 123 -18, dado a conocer por el vocero del Gobierno, Roberto Rodríguez Marchena, la acción se dio por relación rango y edad y por edad.

Además, fueron ascendidos y se mantienen activos bajo el decreto 127-18, el capitán de Navío Rafael de Jesús Polanco Martínez a contralmirante de la Armada Dominicana y a general de Brigada de la Policía Nacional el coronel Licurgo E. Yunes Pérez

Esa misma disposición,  registra 142 miembros del Ejército República Dominicana, y se le suman como ascendidos a mayores generales y puestos en honrosa situación de retiro los generales de brigada Francisco José Gil Ramírez y Luis D. Pichardo Matos, ambos Ejército de la República Dominicana (ERD).

 

En el caso de Pichardo Matos, fue el director del hospital Marcelino Vélez Santana (de Herrera).

General Luis D. Pichardo Matos
General Luis D. Pichardo Matos

Ver también:Presidente Medina asciende a 11,486 militares y policías

Igualmente, se agrega al listado con el decreto 122-18 asciende a vicealmirante y en honrosa situación de retiro al contralmirante José C. Lorenzo Peña García (ARD).

Con el decreto 124-18, el mandatario asciende y pone en honrosa situación de retiro a 38 oficiales superiores y subalternos de la Armada; con el 125-18 a 46 oficiales superiores y subalternos de la Fuerza Aérea y con el 126-18 a seis de la Policía Nacional, a los que asciende a mayores generales, además del mayor general José Sigfredo Fernández Fadul.

Otros ascensos para activos

El decreto 127-18 asciende a contralmirante de la Armada Dominicana al capitán de Navío Rafael de Jesús Polanco Martínez y asciende a general de Brigada P.N. al Coronel Licurgo E. Yunes Pérez.

 

 A continuación la lista completa de ascendidos y puestos en retiro honroso:

Decreto 123-18, Ejército República Dominicana

Del Ejército de República Dominicana, mediante el decreto 123-18, los coroneles Ángel Corides Guzmán Rosario, Pedro Antonio Hierro Bidó, Anicasio Familia Díaz, Ernesto de Jesús Valdez; el teniente coronel Belarminio Algarroba Cuevas y el mayor Nelson Ureña Lebrón; el capitán deportista Manuel María López Rubiera y los capitanes Paulino Rosario Mejía, Emilio Antonio Beras Reyes, Jesús María Suárez Rosario, Basilio Medina Feliz y el capitán contable Eligio Lantigua Burgos.

Los coroneles José Miguel Rodríguez Espinal y Vinicio Elías Cuevas Terrero; el teniente coronel Rafael Leónidas Díaz Medina; la teniente coronel dentista Dulce María Ramona Muñoz; los tenientes coroneles Herminio Tejada Quezada, Expedito Taveras Martínez y José Rolando Veras Peralta también fueron ascendidos y colocados en honrosa situación de retiro.

Asimismo, el mayor Freddy Díaz Pérez, el capitán Manuel Antonio Rodríguez Carrasco; los coroneles médicos Ramón D. Gustavo Betances Hernández, Luis Bolívar Fernández Zucco, Miguel Antonio Hernández Oleaga y Freddy Díaz Ortíz; así como el coronel técnico de comunicaciones, Rafael E. Terrero Pereyra.

Igualmente, los tenientes coroneles médico Melva Parris Williams y psicóloga María E. Hernández Alcántara; el teniente médico José Radhamés Taveras Rodríguez; los mayores Luis Felipe Polanco del Rosario; Herminio Reyes Díaz y Juan Henríquez; y los capitanes Caridad Herrera Rosa, Maritza Altagracia Cruz y Cruz; Reyes Guillén Báez; la capitán psicóloga Felipa Molina Villa; y los capitanes médicos Juana Bautista Rodríguez Peguero y Víctor J. Vicente Brea García y Gilda Lissette Gómez Eusebio.

De la misma manera, los capitanes Leomaris Perdomo López, Luis E. Novas Medrano; los coroneles Juan Martínez Santos, Julián Mota Guerrero, Otilio Feliz Cuello, Bibiano Polanco Arias, Luis Cubilete Pérez, José Aníbal Franjul Miniño; el coronel abogado Eduardo León de los Santos; el coronel ingeniero agrónomo Juan de Jesús Rosario Valdez; el teniente coronel deportista Elpidio Encarnación de la Cruz y los tenientes coroneles Héctor José Corporán Lasose, Benedicto Lebrón Quevedo, Domingo Ramírez Montero, Ricardo Rosario Vallejo; el mayor albañil Arbeilio Medina Encarnación; el mayor médico Candelario Rosario Valerio, el mayor mecánico Jesús Suero Peguero; los mayores Juan Encarnación Álvarez, Alejandro Mejía Marte, Manuel Milagros Carrasco Peña, Marcos A. Mordán Soto, Juan H, González Reyes, Enalido de la Rosa y el mayor deportista Ergar Montilla Eusebio.

Junto a ellos, los capitanes Gregorio E. Tactuk Moreno y Luis Antonio Tavárez López; el capitán médico Julio Eduardo Hernández; el capitán deportista Héctor Gregorio Jáquez de León; el capitán contable Héctor de los Santos Rodríguez; los coroneles Rafael Segura López, Víctor Pérez Medrano; el coronel agrimensor Héctor Manuel Medina Marrero, el coronel dentista Rafael García Guzmán, el coronel ingeniero agrónomo Luis Manuel Terrero Pereyra y los tenientes coroneles Roberto Ramón Rodríguez Gil, Esteban Cuevas Encarnación, Félix Faustino Dotel Sierra y Marino Marte Vargas.

Además, la teniente coronel médico María de los A. Reyes Abreu y los tenientes coroneles Víctor Mateo Pérez y Cristino Alcántara Pérez; los mayores Demetrio Peralta Roa, Gustavo Rosario Rodríguez, Anna Bella Castillo de Ubrí, Gilberto Pérez Bello, Jorge Heberto Novas Medrano, Ramón Frías Pinales, Jaime Tomas Encarnación Díaz y la mayor dentista Carmen Eug. Fernández Abreu; los capitanes Julio Aníbal Beras Ramírez, Solano Pérez Meran, Alicia Alberto Noesí, Elsa Alejandrina Pérez; el capitán psicólogo Ángel Guarionex Ortiz Vásquez y la capitán TPD Teresa Pérez Burgos.

En esa misma situación fueron colocados, el coronel ingeniero civil Arturo Núñez Galván, la coronel dentista Luz del Carmen Minaya Reyes, el coronel Víctor Pascual Duran Taveras y los coroneles médicos Mary Luz Perdomo de la Paz, Abel Maximiliano Levasseur Lozada, Oneida Matos Vda. Matos, Jesús S. Hermón Madera; el teniente coronel contable Héctor Bienvenido Rodríguez Paulino, la teniente coronel abogada Mirtha I. Brugal Paiewonsky, el teniente coronel mecánico Víctor M. Díaz Frías, el teniente coronel médico Alejandro Ant. Francis, el teniente coronel contador Nelson J. Abreu Meilan, la teniente coronel bioanalista Dulce María Pérez Polanco, el teniente coronel capellán cast. Joaquín Ant. Bonilla Peralta; los tenientes coroneles Eugenio Leopoldo Tavera Polanco, Freddy Ney Vargas Pérez y Rafael de Jesús Vargas Bourdier; así como la teniente coronel médico Altagracia Lebrón Méndez.

Con ellos, los mayores Hilda J. Mendoza Aracena, Ángel Acevedo Bonilla, Lauterio de los Santos Suárez y Santo Ant. Brito Frías; los mayores médicos Ramón Eduardo Tavárez Rosario y Anita Lafontaine Carrasco; la mayor deportista Vero Antonio Moreno García y el mayor carpintero Víctor Ml. Santana Sarmiento.

También los capitanes Santa Andrea Suberví, Rosaura López, Alfredo Ricardo Monsac Haro, Rafael G. Núñez Santana, Luis A. Suero Montaño, Rafael Sánchez Peña, Limardo Lebrón Made, Carmen Luisa Joseph Espinosa, Rafael Ant. Matos Quezada y Dulce María Ramón Liranzo; el capitán electricista José Díaz de los Santos, el capitán sastre Vicente I. Roque de Jesús, la capitán enfermera Gregoria Colon Hernández, el capitán músico Julio Manuel Tavárez Campos; los capitanes cocineros Virginia Guzmán Rodríguez, José Santo Ventura Toribio y Lourdes Blanco Arias; la capitán psicóloga Rosa Margarita Frías de Jesús y el capitán mecánico Simón Bolívar González Valdez.

Decreto 124-18, Armada República Dominicana

De la Armada de República Dominicana, a través del decreto 124-18, Danilo Medina ascendió al rango superior inmediato y puso en honrosa situación de retiro a los capitanes de navío Rufino de la Cruz Gil, Johnny Moisés Ureña Almonte, Luis Manuel González Alberto y Braulio Javier Lora Montalvo; al capitán de fragata Justiniano Medina Ferreras, las capitanas de fragata dentistas Altagracia Eligia Galán Troncoso y Valencia Inés Feliz Rubio; la capitán de fragata psicóloga Elsa Julia Guzmán Muñiz; y el capitán de fragata ingeniero civil Rafael Bienvenido Álvarez Pérez.

 

Además, los capitanes de navío Belis E. Moreno de la Rosa, Pedro María Pérez Méndez y Andrés Montero y Montero; los capitanes de navío médicos Heliodoro Andrés Salas Cabrera, Roger Medina Méndez y Rafael Emilio Barbour Minaya; el capitán de navío auxiliar de contabilidad Modesto Antonio Lora Flores; el capitán de fragata Santiago Mejía Ponciano; los tenientes de navío Manuel Euclides Rodríguez y Andrés Bienvenido Soto Batista; los capitanes de corbeta Ricardo Antonio de la Maza Morel y Pedro Antonio López Acosta; el capitán de navío ingeniero civil Raúl Ant. Vásquez Miliano y las capitanas de fragata médicos Modesta Corona y Frisis Xiomara Hartling Pellerano.

El capitán de fragata ingeniero civil Bladesmir Alejandro Espinosa Montes de Oca, el capitán de fragata contador Carmelo Estévez Maldonado, el capitán de corbeta médico Aníbal Mota, el capitán de fragata German de Jesús Matías, el capitán de corbeta Ramón Antonio Tapia Almánzar, el capitán de corbeta músico Hipólito Castillo Mosquez; el teniente de navío músico Ramón Ant. Then Alvarado; los tenientes de navío José de la Cruz Ramos Lima, Felipe Antonio Scheker Román, Francisco Reyes Sarante, Fausto Jiménez, Juana del Carmen Alcántara, Jesús de los Santos Corporán y Buenaventura Salas Cabrera fueron otros de los colocados en honrosa situación de retiro.

Decreto 125-18, Fuerza Aérea República Dominicana

De la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD), con el decreto 125-18, fueron ascendidos el coronel Froilán Emilio Pérez y Pérez y el coronel contable Marino Pacheco Varela.

En el mismo decreto, el jefe de Estado ascendió al rango de general de brigada y colocó en retiro, con disfrute de pensión, por la relación rango y edad, al coronel Luciano Nolasco Cruz, FARD.

También, fueron ascendidos al rango superior inmediato los oficiales subalternos capitanes Juan Rudecindo y Julio César Rodríguez Reyes; los coroneles Ramón Adolfo Martínez Rosario y Pascual Albuez de la Rosa; el teniente coronel mecánico Pedro Mercedes Mercedes; los coroneles técnicos Eduardo García Rosario y Luis Moreta Ramírez; y los tenientes coroneles Silvano María Caba Tavares y Rafael Temístocles Batista Castillo.

Junto a ellos, los mayores Luis R. Merejo Germán, Tomás Troncoso, el capitán técnico Amado Rosario Portes, el capitán Bartolomé Cabrera Morillo, el mayor técnico Eddy Viloria Trinidad, el mayor médico José Esteban Pérez Pérez; los coroneles Emilio Fernando Rodríguez y Darío Tavarez Tavarez.

De la misma manera, los coroneles Emilio Fernando Rodríguez; Darío Tavárez Tavárez; el coronel técnico Francisco Rincón, el coronel médico radiólogo Rafael Báez Santana; la coronel médico Cruz María Castillo Pérez, así como a los tenientes coroneles médicos, Carmen Angustia Batista Espinosa y Mayra H. de la P. Rivera Banks.

El Presidente también pensionó y puso en honrosa situación de retiro a los tenientes coroneles pedagogos, Tomas María Ramírez Ramírez y Félix Santiago Hernández Caro; a los tenientes coroneles Rubén Feliciano González Severino y Marcelino Jorge; al mayor técnico Julio Federico Portes, mayor ingeniero agrónomo José R. Bolívar del Valle Almonte; los mayores contadores Juana Berroa del Rosario y Aidalisa M. Peña Santana de Candelier; los mayores, Altagracia Georgina Gómez Valenzuela, Gladys de León, Israel Ozuna, Justo Elías Ramírez García, Edalio Fernando Evangelista, Ramón Inoa Javier y Luis Eduardo Valdez Fortuna; así como los capitanes Bienvenido Ramírez Pérez, Eulogio Medina, Pedro Vidal Cornelio, Julio Antonio Jiménez Mejía y Miguel Ángel Valera de la Paz

Decreto 126-18, Policía Nacional

Mediante el decreto 126-18, quedó colocado en honrosa situación de retiro, con disfrute de la pensión correspondiente, por antigüedad en el servicio, el mayor general José Sigfredo Fernández Fadul de la Policía Nacional.

Del mismo modo, fueron ascendidos al rango de mayor general los generales de brigada de la Policía Nacional, Pablo R. Almonte Morales, Rafael A. Calderón Efres, Víctor Ant. Hernández Vásquez, Aquino Radhamés Reynoso Robles, Tirso Antonio Roa Castillo y Nelson Rosario Guerrero. (http://elcaribe.com.do/2018/03/28/danilo-asciende-y-pone-en-retiro-honroso-a-235-oficiales-militares-y-policiales/) 

He encontrado varias interpretaciones del denominado síndrome de Caperucita Roja, el famoso cuento infantil de la autoría del francés Charles Perrault.

Prefiero la interpretación que define el síndrome como aquella aberración en que la Caperucita está frente al lobo pero sigue creyendo que está frente a la abuelita.

Los dominicanos parece que estamos padeciendo de este síndrome: estamos parados frente al lobo de la agresión y todavía creemos que no nos va a pasar nada.

Seguimos pensando que los que vienen detrás de aquellos que se acogen a nuestra hospitalidad para saciar su hambre, no tienen las intenciones que ya no pueden disimular, en un proceso que comenzó hace décadas pero que está haciendo metástasis.

Estamos parados frente al lobo de la deuda que nos muestra sus filosos dientes “para comerte mejor”, y seguimos creyendo que podremos sobrevivir infinitamente dándole vueltas a la desvencijada cama de nuestra economía.

Estamos contemplando al lobo de la delincuencia, de la droga, del crimen en general, pero seguimos creyendo que esto solamente afecta a algunos y que a nosotros no nos tocará.

Nos mantenemos parados frente al lobo del desorden social, de la descortesía ciudadana e ingenuamente seguimos pensando que eso se resolverá con la educación a largo plazo y no hacemos nada ahora para tratar de revertir esa situación.

En fin, seguimos esperando que el lobo político, que lo devora todo con sus enormes fauces corruptas, cambie de actitud, ignorando su naturaleza.

Tenemos que curarnos pronto del síndrome.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it. (https://www.diariolibre.com/opinion/am/el-sindrome-de-caperucita-LX9473409)

Resultado de imagen para Imagenes de haitianos haciendo filas
Resultado de imagen para Imagenes de haitianos haciendo filas
 

Chaman de La Hoz, un haitiano que llegó hace varios años a laborar a predios agrícolas de esta provincia, tiene tres hijos con Justina Doroteo, quien es su pareja y su madre, a la vez. Claro, todo parte de un manejo de papeles falsos e irregularidades, para normalizar su status, igual como han hecho miles usando artimañas y mafias, en un a abierta burla a las leyes dominicanas.

 Los casos de suplantación de identidad son muchos. No parecen ser ilegalidad, porque no son revisados, pese a que los conoce todo el mundo, e incluso, son motivo para chistes y comentarios al saberse de algunos dirigentes políticos, con decenas de ‘hijos’ apadrinados para que califiquen y se acojan a la sentencia 168-13 emitida por el Tribunal Constitucional.

El expresidente de la filial El Seibo del Colegio Dominicano de Abogados, Guillermo Nolasco, denunció que la práctica irregular e ilegal se viene cometiendo desde hace muchos años y ahora ha tocado fondo, a partir de lo difícil que se ha hecho sostener a los haitianos, la cantidad de partos en los hospitales y la forma como se involucran en actividades delictivas. El abogado habló para LISTÍN DIARIO ayer, precisamente cuando se realizaban los operativos de Migración en esta provincia en contra de los ilegales. Los apresamientos se realizaron en la ciudad y en comunidades rurales, en una zona donde existe una gran cantidad de ilegales, de nacionalidad haitiana, que llegaron a laborar y se han quedado en otros tipos de negocios.

Se refirió a dos casos recientes, incluyendo uno que fue captado por él, en una instantánea con su celular, con varios machetes y una melena, propia de estos comportamientos que parecen no tener control. También el caso de Juan Doroteo, cédula 025-18981-2

Nolasco dijo que para burlar el escarceo de las autoridades dominicanas, los ilegales se valen de ‘mafias’. “Ellos compran cédulas y documentos para completar sus expedientes, sin que la Junta Central Electoral se acoja al pedimento de que estos documentos de regularización deben ser revisados, como lo consigna la propia sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional”.

El abogado citó el caso de Yoel Etinel, condenado hace poco, y que está preso en la cárcel de La Victoria, por utilizar cédula falsa.

Refirió que en un área de esta provincia, el distrito municipal de Santa Lucía, pasan de 5 mil y alcanzan los 7 mil casos que ameritan ser investigados, al igual como ocurre en otras áreas de la región Este, que es sabido por todo el mundo, la irregularidades de las que se valieron para obtener documentos.

Recomendó al organismo competente, en este caso la Junta Central Electoral, investigar, verificar los libros, los parentescos y los papeles obtenidos irregularmente, para comprobar la forma como miles de haitianos han obtenido documentos, burlando las leyes dominicanas. (https://www.listindiario.com/la-republica/2018/03/17/506841/inmigrantes-se-valen-de-papeles-falsos) 

POR JOSÉ LUIS TAVERAS (https://www.diariolibre.com/opinion/en-directo/haiti-circo-negro-HD9410584)

 

Hay una diferencia sustancial entre reaccionar y responder. La reacción es una determinación emotiva y repentista provocada por las circunstancias; la respuesta es, en cambio, una solución racional a un problema concreto. Una es decisión emotiva; la otra, resultado de la reflexión. Lo que últimamente hizo el Gobierno con el apremio inmigratorio haitiano fue una típica reacción. Reforzar militarmente la frontera no es respuesta, es una acción aislada a un problema complejo manejado con dejadez histórica.

La seguridad fronteriza nunca debió ser un reclamo de hoy, más cuando disipamos décadas ociosas sin poder establecer estándares mínimos de seguridad y protección. El pomposo dispositivo de reforzamiento fue un sensual strip-tease, un golpe de efecto populista para desactivar presiones. Esta medida debió ser un operativo rutinario en la gestión fronteriza. Pero la idea nunca ha sido resolver, sino impresionar, remediar y, como siempre, camuflar. Con este barato espectáculo Danilo Medina espera salvas de gloria. Ya en otros tiempos y gobiernos vivimos los mismos trances con parecidas reacciones demagógicas. Tramas retóricas de todo cuño para fabricar percepciones fantasiosas. Se nos ha hecho tarde. Seguimos pendientes de respuestas. Pretender un descargo por estos amagos es ilusorio; el Gobierno no puede seguir tejiendo con retazos su política exterior frente a Haití. El problema nos desborda y está asumiendo ribetes peligrosamente irreversibles.

Haití y su inmigración ilegal debe ser el primer tema de la política exterior dominicana. Esa nación perdió interés en las agendas globales. La comunidad internacional, siempre escurridiza, no siente culpa ni constreñimiento. Los gobiernos dominicanos, por su parte, han jugado al avestruz como si esa carga no pesara sobre nuestro futuro. Una actitud omisa que han aprovechado las potencias del hemisferio para desentenderse. Quien tiene que resguardarse de su propia desidia es el Estado dominicano, obligado por las circunstancias a una política exterior proactiva, defensiva y visionaria. Pero ha preferido jugar a la demagogia circense con un tema nada divertido.

Lo menos que podíamos esperar del eufemístico “gobierno compartido” con el PRD era una propuesta de sólidas bases sobre las relaciones con Haití y un plan de defensa internacional defendido uniformemente en los principales foros mundiales. Pero quizás era mucho pedirle a un gobierno atado a la cultura del empleo, donde el servicio exterior, convertido en plaza laboral, opera como una agencia burocrática para cargos políticos. En su promiscua nómina, el Ministerio de Relaciones Exteriores mezcla intelectuales, diplomáticos de carrera, becados, activistas, amantes oficiales, gente de farándula, negociantes y un surtido diverso de vagos. El servicio exterior dominicano ha sido una verdadera ignominia, usado como negocio para las alianzas políticas y donde consulados se cotizan, se certifica la trampa y se trafica hasta el alma. Justamente los consulados más apetecidos, después de los de las grandes ciudades americanas y europeas, son los acreditados en poblados haitianos, convertidos en santuarios de la prostitución fronteriza, esa afrenta que nos abochorna para legalizar el contrabando, el tráfico de personas, droga, prófugos y armas. La dimensión del problema migratorio impone la creación de una unidad en la Cancillería dominicana, especializada en asuntos haitianos y soportada por expertos.

Haití es el ejemplo más exitoso del caos como negocio. La frontera está controlada por mafias binacionales. Los volúmenes del tráfico no registrado son incuantificables. El comercio oficiosamente controlado maneja en promedio cerca de mil doscientos millones de dólares en importaciones haitianas de productos dominicanos, siendo ese país nuestro segundo socio comercial. El problema haitiano está en manos de los gobiernos, pero a ninguno le importa; perdieron dominio, interés y motivos. Los episódicos cierres de fronteras son chantajes o presiones extorsivas de algún lado cuando las mafias quieren imponer su mando o mejorar rentabilidades. La frontera no es una línea de soberanía, es un corredor de negocios.

El problema haitiano es más que frontera, deportaciones, regularización de indocumentados o proclamas patrióticas; es sobrevivencia, futuro y legado. Haití es inviable y esa condición irremisiblemente nos arrastra. La República Dominicana no es solución, por eso el país debe abanderarse y liderar el reclamo por el rescate internacional de Haití para que el mundo entienda que nuestra pobreza no sustenta la miseria haitiana, que no podemos absorber el drama haitiano, que nos bastan nuestros propios problemas.

Necesitamos una inteligencia serena para manejarnos sin fanatismos ni provocaciones. El mejor aliado de la injerencia externa es una situación de violencia para “legitimar” cualquier imposición bajo el pretexto de violación a los derechos humanos, tratos xenófobos o prejuicios raciales. Muchos Estados y gobiernos desearían un cuadro parecido; sería su mejor entrada. Y es que cuando no se tiene el interés de actuar, como lo ha demostrado la comunidad internacional, cualquier incidente es valedero. De hecho, laten oscuros intereses que procuran precipitar en ambos lados acciones de fuerza y violencia a través de instigaciones siniestras. Seguirles el juego es necio. En ausencia de un plan internacional que involucre activa y sostenidamente a las principales naciones del hemisferio, el deterioro de las condiciones de vida en Haití devendrá en catastrófico. Este tema, arrimado por años, se nos ha hecho grande. El Gobierno debe asumir sin pantomimas ni acrobacias una responsabilidad histórica impunemente abandonada. Dejemos el circo ¡Ahora o nunca! Disponible en https://www.diariolibre.com/opinion/en-directo/haiti-circo-negro-HD9410584 This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

Image

 

En ocasión del 174 aniversario de la Independencia Nacional, el Poder Ejecutivo dispuso el ascenso de 3,262 miembros del Ejército, 1,475 de la Armada, 817 en la Fuerza Aérea y en la Policía Nacional 5,932, para un total de 11, 544 ascensos.

En el Ejército de la República Dominicana ascendieron 85 tenientes coroneles a coroneles, 143 mayores a tenientes coroneles, 271 capitanes a mayores, 312 primeros tenientes a capitanes, 189 segundos tenientes a primeros tenientes, 395 sargentos mayores a segundos tenientes, 524 sargentos a sargentos mayores, 351 cabos a sargentos, 992 rasos a cabos.

En la Armada de la República Dominicana, 32 a capitanes de fragata pasaron a capitanes de navío, 45 capitanes de corbeta a capitanes de fragata, 87 tenientes de navío a capitanes de corbeta, 149 tenientes de fragata a tenientes de navío, 129 tenientes de corbeta a tenientes de fragata, 194 sargentos mayores a tenientes de corbeta, 219 sargentos a sargentos mayores, 311 cargos a sargentos, 309 marineros a cabo.

En la Fuerza Área ascendieron a 43 tenientes coroneles a tenientes, 44 mayores a tenientes coroneles, 74 capitanes a mayores, 102 primeros tenientes a capitanes, 119 segundos tenientes a primeros tenientes, 40 sargentos mayores a segundos tenientes, 28 sargentos a sargentos mayores, 67 cabos a sargentos, 300 rasos a cabo.

En la Policía Nacional, 69 tenientes coroneles fueron ascendidos a coroneles, 199 mayores a tenientes coroneles, 415 capitanes a mayores, 546 primeros tenientes a capitanes, 535 segundos tenientes a primeros tenientes, 354 sargentos mayores a segundos tenientes, 833 sargentos a sargentos mayores, 982 cabos a sargentos, 1,999 rasos a cabo. Con un total de 5,932 policías ascendidos. (https://www.diariolibre.com/noticias/poder-ejecutivo-asciende-11-544-miembros-de-las-fuerzas-armadas-y-la-policia-nacional-BF9403300) 

Link para ver el listado de ascensos en el EJERCITO RD (en desarrollo)

 

Link para ver el listado de ascensos en la ARMADA:  http://www.marina.mil.do/portal/images/stories/documentos/ASCENSO%20DE%20LA%20ARD.%202018.pdf 

Link para ver el listado de ascensos en la FARD:  http://fuerzaaerea.mil.do/Ascenso-2018 

Link para ver el listado de ascensos en la PN (en desarrollo)

 

 

Image
Page 1 of 60

Me Gusta en Twitter

Created by: Twitter on web