Breaking News :

 
 

Audio En HD

Escuchanos en tu PC

        

 
 

Clima

 

Como un prospecto de los Yankees enterró su futuro

Written by 

Como un prospecto de los Yankees enterró su futuro

 

En 2008, Brian Cashman y Mark Newman, gerente e instructor de los Yanquis de Nueva York, vieron en Gian Carlos Arias, con 16 años, herramientas que ni Robinson Canó tenía a esa edad, y le entregaron un bono de US$950 mil, más otros US$50 mil para fines educativos, la mayor apuesta del emblemático equipo por talento internacional ese año.

Hoy, con 22 años, Arias está fuera de béisbol, vive en el mismo sector de Pantoja donde creció con sus padres, y la mayor parte del dinero que recibió ya no está. Este torpedero, con más condiciones que José Reyes y Rafael Furcal, a la hora de la firmar quiere que los demás prospectos conozcan su historia, para que no “se desenfoquen” como él.

Una vez el dinero llegó a su cuenta bancaria, pagó los compromisos de entrenadores y su liga, le hizo la casa a su madre, a una hermana, a una tía, y dio el dinero para que un hermano comprase una. Inmediatamente llegó la adquisición de una yipeta, la puerta para entrar al camino que le provocó su gran tropiezo.

El deseo de entrenar en un estadio se trasladó a estar en discotecas, colmadones, o cualquier otro lugar en el que pudiera disfrutar su bonanza económica con bebidas alcohólicas, mujeres y amigos; la satisfacción que producen las hazañas en el terreno fue cambiada por la impresión que dejaba entre los curiosos cada vez que pasaba por las calles de su sector con su “Transformer” a alto volumen, y ese cambio de orientación de inmediato comenzó a arrojar resultados oscuros.

“Desde que llegaba al play, me quería ir para mi casa, porque quería andar en mi vehículo”, confesó Arias, formado entre los ocho y 14 años por Raimundo Caminero, y terminado por Ruddy Tejada.

Este bateador ambidextro y dueño de un guante de seda a la hora de fichar, nunca bateó sobre los .264 en tres temporadas en la Liga de Verano Dominicana (2009-2011), apenas pegó seis jonrones en 759 apariciones en el plato, y el equipo lo probó en siete posiciones, salvo el jardín central y derecho. Su rendimiento nunca convenció a los directivos para autorizar su ascenso de categoría, y por eso nunca viajó.

“Yo le diría a cualquier prospecto que firme que no se aloque, que no se enfoquen en pensar en vehículos, en estar en la calle como yo estuve un tiempo, que solamente era pa’rriba y pa’bajo, que se enfoquen en realidad en su play, porque en realidad la primera firma del bono eso no es lo que vale”, dijo Arias a DL, rodeado de jóvenes jugadores que prestan gran atención a sus palabras en una forma de verse en ese espejo.

La falta de trabajo físico le pasó factura con el peso. Con 5’11 de estatura pesaba 190 libras a la hora de firmar, los Yanquis exigían un máximo de 205, meta que no pudo cumplir. Frustrado, en 2012 protagonizó un incidente con un compañero que asegura le pegó un borrador en una clase, y el equipo decidió expulsarlo de la academia que tiene en Boca Chica hasta la fecha.

“Para un pelotero novato, un vehículo desenfoca mucho. Yo mismo tenía una Mitsubishi que todo el mundo la miraba, y decía ‘wao, ¿qué es esto, es un Transformer?’, al yo estar con ese vehículo p’ arriba y p’abajo, que mujeres, que estos, ‘miren a Jean Carlos ahí donde va, me desenfocaba tanto, yo me olvidaba del play”, dice Arias con resignación.

Hoy, sin vehículo, sus esperanzas están puestas en la inversión del último dinero que le quedaba en un edificio de cuatro apartamentos a punto de terminar y en hacer el peso de 205 libras que los Yanquis le han exigido para recibirlo nueva vez en la academia. Terminó el bachillerato, pero por el momento no vislumbra asistir a la universidad.

“Me tronché yo mismo fue con el peso. Me descuidaba, al ser un muchacho joven no quería trabajar. Me sentía que estaba bien, y estaba en un error. En mi etapa de los 16 a los 19 años lo mío fue cherchar solamente, no estuve enfocado en lo que era mi carrera. Era andar en la calle, discotecas, no venir al play, me faltó un poquito más de enfoque”, lamenta el jugador formado en el mismo play en el que Anderson Hernández y Joaquín Arias.

Los Yanquis tienen perdida la inversión que hicieron en este jugador por más de cuatro años, tanto en el bono como en su preparación. (http://eljacaguero.com/como-un-prospecto-de-los-yankees-enterro-su-futuro/)

Read 10538 times
Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Me Gusta en Twitter

Created by: Twitter on web